Esto es para ti mamita que no puedes salir a ayudar

Sé que en estos momentos quisieras salir a la calle, y mover escombros, repartir víveres y cobijar a los tuyos. Sé bien ese sentimiento con el que te quedas cuando todos salen pero tú te tienes que quedar. Sé que te preguntas, al igual que yo, de qué manera podemos ayudar.

De corazón te digo, que ayudamos más en casa. El  martes, mientras oíamos las ambulancias pasar, fui la primera en decir que saliéramos a la calle a apoyar. Mi padre desconcertado me dijo que con la bebé, lejos de ayudar, sólo entorpecería las labores de rescate, y después de meditarlo llegué a la conclusión de que es cierto. Y ¿tiene caso llevar a mis hijas con alguien más para salir a dar mi apoyo? En realidad sabemos que los hijos nunca estarán en mejores manos que las nuestras. 

Se ve muy padre salir a la calle, transmitir en vivo y fotografiar todo lo que acontece, pero ya habrá tiempo para que lo hagas tú si es que has decidido que quieres salir a ayudar. La tragedia acaba de pasar y por ahora todos quieren ayudar, saturando las calles y muchas veces sólo estorbando. Aguarda el momento apropiado, mucha gente tendrá que regresar a clases o a sus trabajos, y la ayuda se seguirá necesitando pues se requieren meses para reconstruir los daños que deja un sismo.

¿Cómo puedo ayudar desde casa?

Desde casa puedes ayudar a preparar alimentos para los rescatistas y toda ese gente que se moviliza en la calle.

Compartir información también es de gran ayuda, siempre y cuando la información sea veraz y de fuentes fidedignas. Corrobora antes de compartir. Ayudaras a mucha gente que esta en busca de información.

Donar es otra gran forma de ayudar. Tenemos la falsa idea de que dar es obsequiar lo que nos sobra, y viéndolo así, pues nunca tenemos de sobra, pero en realidad dar significa compartir lo que tenemos. Se que si nos asomamos a nuestra despensa, habrá algo que podamos compartir, la cantidad no importa, todo suma. Ayer veía con orgullo como una familia humilde salió a recolectar entre los vecinos víveres para armar una despensa y llevarla a los centros de acopio. Pero no sólo se necesitan víveres, regalar juguetes en buen estado es un gran gesto para todos esos pequeños que por ahora no tienen nada. Sí vas a dar algo usado, que sea en optimas condiciones, piensa que esas personas no tienen nada por ahora e imagina que estás en su lugar ¿te gusta lo que te están obsequiando?

Espero esto pueda tranquilizarte un poco y hacerte saber que tu ayuda desde casa también es sumamente importante.

Publicado en Relatos