¿Eres consciente de lo feo que eres? Según este estudio, podría ser que no

Publicado 21 julio, 2020 por Pablo Carrera
eres-feo
PUBLICIDAD

La forma en que calificamos nuestro aspecto físico está parcialmente relacionada en cómo somos valorados por los demás. Esto sugiere que, en general, tendemos a valorar mal nuestro nivel de belleza. Un estudio afirma que seguramente no seas consciente de lo feo que eres.

Pero no te desanimes, no ser atractivo tiene sus cosas positivas. Aquí te lo explicamos:

Somos propensos a tener una visión personal favorable

Las personas objetivamente poco afortunadas no son, habitualmente, demasiado conscientes de su falta de encanto. Es decir, existe una tendencia generalizada a sobreestimarse. Por otro lado, la gente atractiva también peca de lo mismo.

El cerebro valora el físico de igual forma que valora la capacidad de trabajo. Por ejemplo, los incompetentes carecen de la habilidad necesaria para reconocer su falta de pericia. Con la belleza sucede lo mismo: Los feos se ven más guapos y los guapos más hermosos.

Por lo tanto, se sugiere que los poco agraciados desarrollan un ideal de perfección diferente: no sólo sobreestiman su propio cuerpo, sino que valoran positivamente al resto.

Nuestra belleza depende de con quién la comparemos

La mente tiene un mecanismo según el cual establece diferentes formas de comparación en función de la apariencia.

Las calificaciones de belleza se ven afectadas por la exposición previa a gente más bonita. En un experimento, la foto de una mujer promedio fue calificada menos atractiva después de que los evaluados fueran expuestos a imágenes de mujeres canónicamente perfectas.

Todos deseamos ser percibidos positivamente. Si esta visión favorable se ve amenazada, se producen respuestas defensivas para reducir el ataque. Sin embargo, si el «yo» no está protegido mediante la valoración de los demás, es improbable que se tenga la capacidad de defenderse.

No te desanimes, ser feo también tiene sus ventajas

No puedes alterar tu aspecto

Nuestro cuerpo viene de serie y debemos aceptarlo. Por lo tanto, la mejor opción es trabajar en tu personalidad para que resulte cautivadora y compense el físico.

Los demás se sorprenderán al ver lo competente que eres

Tendemos a percibir a los menos atrayentes como más competentes y capaces. Si eres consciente de lo feo puedes parecer, aceptarás mejor que te valoren con ese criterio en tu trabajo. Los demás considerarán sorpresivo tu buen hacer y su percepción sobre ti cambiará. Eso es lo que explica este estudio.

Si no te gustan los bebés estás de suerte: Tú a ellos tampoco

Una investigación descubrió que los bebés prefieren los rostros agradables de manera intuitiva. Los resultados sugieren una preferencia infantil por este tipo de caras. Se trata de una cuestión refleja que nada tiene que ver con la elección de pareja.

Al parecer, las personas más feas ganan más dinero

Los economistas han documentado la «prima de la fealdad». Los trabajadores menos seductores consiguen mejores ganancias que los trabajadores guapos, según este análisis. Lo que sugiere la existencia de ingresos extras generados por su aspecto.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...