El azúcar puede llegar a ser bastante nocivo para nuestra salud, de eso no queda duda alguna. Aunque intentemos regular el consumo de azúcar, podemos cometer algunos errores que nos perjudiquen, simplemente por el desconocimiento que existe al respecto. Hoy quiero nos pique la curiosidad con este tema y por ello lo debatimos en el blog. 

Yo he realizado varios cursos de nutrición y ahora mismo estoy muy puesta en el tema. De pequeña fui una chica con sobrepeso y aprendí mucho a valorar mi organismo, a seguir dietas equilibradas y a moderar el consumo de alimentos nocivos. 

Me sorprende, cuando hablo con amigos o conocidas mías, que ellos piensan que están llevando una dieta sana y están bastante equivocados. De todas sus experiencias he conseguido enumerar los errores más frecuentes que cometemos cuando queremos reducir el consumo de azúcar en nuestro día a día. Repito, no nos damos cuenta de ello, pero para eso estamos, para aprender. 

Erradicar cualquier alimento dulce

Un error muy común a la hora de “querer llevar una vida sana” es eliminar de nuestra rutina todos los alimentos dulces. Y no, no son nocivos todos los alimentos dulces ni todos los salados están exentos de azúcar. Si estamos acostumbrados al consumo de alimentos dulces, prescindir de ellos nos supondrá un esfuerzo considerable que, probablemente, nos lleve a caer en un atracón al mínimo bajón de autoestima. Para ello, busca erradicar de tu lista los alimentos dulces con azúcares refinados. Hay muchos otros azúcares que son saludables y también son óptimos para el organismo. 

Suprimir “solo” los alimentos dulces

¿Crees que el ketchup, los nuggets de pollo o la charcutería están libres de azúcares refinados? En muchos casos, el azúcar es el ingrediente mayoritario de estos productos calificados como “salados”. Es imprescindible para evitar cometer errores leer con más detenimiento las etiquetas y eliminar la idea de que si algo es salado, no lleva azúcar. 

No conocer la familia léxica del “azúcar”

Muy en la onda de lo que decía anteriormente, el desconocimiento hace que cometamos errores. Por ello, leer e investigar es crucial para salir del pozo de la ignorancia con éxito. En este sentido, muchas personas creen que si no pone la palabra “azúcar”, entonces es un alimento saludable. Y no es así. De hecho, es el término menos recurrente. Las compañías alimentarias lo saben y optan por otros vocablos que generalmente pasan desapercibidos para la población, pero que son igual de malignos para la salud. Algunos de ellos, toma nota, son éstos: 

Jarabe de maíz alto en fructosa, edulcorante de maíz, jugo de caña evaporado, concentrados de zumo de fruta, glucosa, fructosa, lactosa…

Hay azúcares sanos

De hecho, según explican nutricionistas expertos de la clínica dietista Madrid en los últimos informes e investigaciones emitidos por estas entidades, existen azúcares que son buenos para la salud. Nos referimos, por ejemplo, a la miel cruda, el jarabe de arce, la panela o el aceite de palma de coco. Son azúcares naturales, integrales y sin edulcorar. Eso sí, como todo, no abusar de su consumo es un requerimiento esencial para que sean saludables. 

Espero que os hayan servido estos consejos a la hora de tomar vuestras decisiones, recordar leer e informaros antes de poner en riesgo vuestra salud. Un saludo y hasta que os vuelva a picar la curiosidad. 

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
https://es.wikihow.com/dejar-de-comer-az%C3%BAcar
https://mejorconsalud.com/9-alimentos-que-no-sabias-que-tenian-tanta-azucar/