in

Es imposible no contagiarse de la risa de este pequeño cuando da de comer a un avestruz

Existen pocas cosas en la vida más contagiosas que la risa de un niño pequeño. Se trata de una risa de felicidad tan pura que es imposible no contagiarse de ella. Una de las maneras de conseguirlo, es cuando los pequeños se relacionan con los animales. De esta unión siempre suelen aparecer situaciones tan tiernas y divertidas como la del video que hoy nos ocupa.

El pequeño alimenta a un avestruz a través de la ventanilla del coche, y el mero hecho de hacerlo le causa una felicidad tremenda que expresa con unas sonoras carcajadas. Todo el mundo que ve el video está riendo a carcajadas desde los primeros cinco segundos, pues se trata de una risa altamente contagiosa.

Uno de estos videos inocentes que está bien compartir con todo el mundo, pues pueden alegrarte un día gris de la manera más sencilla, y pocas cosas más gratificantes que el regalarle a alguien un rato divertido y de risa, ya que esta nunca sobra.

No os perdáis el video, la carcajada está garantizada y si no, os devolvemos el dinero. Compartidlo con las personas que necesiten un momento de alegría, no falla.

Fuente: Animal Kind Stories

What do you think?

0 points
Upvote Downvote