Si algo bueno ha traído consigo la revolución comunicativa creada por Internet es que hoy en día todos podemos hacernos oír. Sin embargo, esto que es el paradigma de la libertad de expresión y que ha cambiado la vida de tantas personas a lo largo y ancho del mundo, se ha convertido poco a poco en un arma de doble filo.

Todos tenemos derecho a opinar e Internet nos da la posibilidad de hacerlo sin las consecuencias que tendría una conversación cara a cara, lo cual provoca que mucha gente vomite sus opinión saltándose a golpe de teclado la buena educación y esa olvidada máxima que aconseja: “si no tienes nada bueno que decir, mejor no digas nada”.

Llámalos youtubers, instagrames, influencers o como quieras, cualquiera de ellos puede darte un curso sobre cómo aprender a ignorar los comentarios hirientes que reciben en sus redes sociales, un ejercicio de paciencia solo comparable al que realiza un árbitro de fútbol en cada partido.

Verdeliss, la conocida joven que comparte a través de Youtube cómo es la vida de una madre de seis niños, ha publicado recientemente un post en Facebook que resume de forma rápida algunas de las diatribas que tienen que soportar ella y tantas otras madres en todo el mundo a cerca de la forma de criar a sus hijos.

Porque así es, hoy podemos opinar sobre cualquier cosa y de cualquier manera, y llegar a decir barbaridades que no tendrán ninguna consecuencia sobre nuestras propias vidas. Pero quizá sí sobre las de otros.

Aquí tienes el texto que ya ha empezado a incomodar algunas conciencias. ¿Qué opinas tú?

Publicado en Familia