Los espermatozoides transmiten a los hijos información sobre los kilos que le sobran al padre

Publicado 23 julio, 2020 por Pablo Carrera
esperma-sobrepeso
PUBLICIDAD

Las teorías genéticas lo negaron durante mucho tiempo, pero ahora se ha descubierto que los espermatozoides transmiten a los hijos información sobre los kilos que le sobran al padre. Todo parece indicar que se debe tener más cuidado de lo que se pensaba a la hora de aumentar la familia.

Te explicamos por qué los hombres deben revisar sus hábitos si quieren que sus descendientes no cometan los mismos errores:

Nuestros genes guardan más información de la esperada

Una universidad sueca realizó un estudio demostrando que los espermatozoides se ven modificados por el físico de cada sujeto. Si la persona es gorda o delgada, su aspecto se verá reflejado en el ADN.

Hablamos sobre todo de información relacionada con el control del cerebro y el apetito. A estos datos se les llama «marca epigenética».

Los investigadores se han centrado, principalmente, en trabajar con perfiles obesos, pero los resultados son aplicables a todo tipo de personas. Y es que la «herencia de los hábitos adquiridos», como se le suele llamar, afecta a todos los hombres.

El comportamiento del padre es muy importante antes del embarazo

La investigación se basa en un análisis del «perfil epigenómico» de cada persona. De esta forma se detecta que tipo de datos se han añadido al ADN y son transmitidos a la siguiente generación.

Pero no te preocupes si has estado gordo en el pasado o has tenido algún tipo de problema alimenticio, las «marcas» informativas responden siempre a las circunstancias actuales. Si tienes una buena salud, en el momento de la fecundación, ese será el legado que transmitas a tus hijos.

Romain Barrès, uno de los autores principales del trabajo, sostiene que los resultados podrían ayudar a mejorar el comportamiento de los hombres antes de la concepción.

No sólo tendría que guardar precauciones la mujer, la misma atención debería ser puesta por la parte masculina. Y no en los meses de embarazo, sino en el período anterior al comienzo del mismo.

Las causas habría que buscarlas en el proceso evolutivo del ser humano y en su historia. En tiempos de abundancia los niños tienden a ser más gordos, y en época de vacas flacas la tendencia es la contraria. Esta conclusión se extrajo de un acontecimiento histórico que empujó a los científicos en la buena dirección:

Un estudio inspirado por un suceso real del año 1944

Padre hijos iguales información

Poco después de la Segunda Guerra Mundial, Holanda sufrió el peor invierno jamás registrado en el país. Las consecuencias del conflicto fueron muy complejas para los holandeses y se vieron privados de muchos suministros básicos.

Más de cuatro millones de personas padecieron la falta de alimentos y se calcula que perdieron la vida cerca de veinte mil.

Lo más importante es que los descendientes de las mujeres embarazas aquel invierno siguen hoy afectados por trastornos alimentarios, diabetes y enfermedades coronarias.

Gracias a lo sucedido durante aquellos duros meses, hoy sabemos algo más sobre la manera en que los espermatozoides transmiten información a nuestros hijos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...