in

Esta mujer plantea una nueva solución para revolucionar la higiene femenina. Y lo está consiguiendo

La primera vez que tuve que pedirle a mi padre dinero para comprar tampones, tenía 13 años. Estaba tan asustada y avergonzada que cuando mi padre sacó el dinero y me dijo “Toma, ¡aquí tienes tu dinero manchado de sangre!” sólo pude romper a reír con él.  Se había dado cuenta de lo apurada que andaba, y tras las risas me alentó a no sentir jamás vergüenza por mi período, pues lo que ocurría era totalmente natural.

Como adulta, recuerdo las palabras de mi padre al tiempo que veo a miles de mujeres a mi alrededor, profundamente avergonzadas de lo que les ocurre. ¿De dónde viene ese sentimiento?

Por fortuna, cada vez son más las mujeres dispuestas a romper el tabú que existe en torno a la menstruación, como Miki Agraval. Una mujer empresaria y fundadora de la marca de lencería compatible con el periodo menstrual: ThinX.

“Es totalmente normal, es natural, y realmente no es gran cosa. Cuanto más podamos hablar de ello más rápido eliminaremos el estigma”, dijo Miki Agrawal.

Antes de comenzar su andadura como empresaria, Miki trabajaba en el mundo de inversión. Aunque ganaba dinero, no estaba satisfecha consigo misma y por ello, decidió invertir su talento en crear nuevos productos que aborden necesidades desatendidas, problemas sociales y ecológicos.

ThinX y el estigma de la menstruación.

braguitas menstruacion 2

Todo comenzó en 2005 cuando Miki y su hermana gemela divagaban acerca de lo fantástico que sería tener ropa interior que las protegiera de manchar durante la menstruación.

Una idea que pasó desapercibida hasta que unos años después viajó a Sudáfrica para asistir a un partido del Mundial de fútbol. Allí conoció a una joven de unos 14 años, que estaba saltándose las clases.

Sorprendida Miki le preguntó: ¿por qué no estas en la escuela? La niña respondió: “Porque es mi semana de la vergüenza” 

braguitas menstruacion 3

Tras hacer algunas averiguaciones, Miki descubrió que millones de niñas no asisten a clase durante su menstruación, debido a que no tienen medios para contener el sangrado durante el período. Imagínense, faltar una semana de clase cada mes por no poder acceder a un producto de higiene femenina.

Miki pensó largo y tendido sobre el estigma social que era la menstruación, dándose cuenta de que, incluso en los países en los que el tampón o la compresa son asequibles, existía cierta vergüenza al respecto.

Así nació ThinX, un producto de lencería para mujeres que no quieren o no pueden permitirse usar compresas o tampones, a la vez que promueve un dialogo más abierto y honesto sobre la menstruación.

braguitas menstruacion 1

ThinX no es un reemplazo, es una elección. Es una propuesta de mujeres para mujeres, en la que la ropa intima se adapta a nuestra particularidades fisiológicas.

Las braguitas están diseñadas para absorber el flujo y evitar el contacto con la piel. Son lavables y reutilizables. Más limpias que las compresas, más sencillas de colocar que la copa menstrual y más fáciles que andar hurgando con los tampones y sus productos químicos.  Y para colmo, son preciosas y muy cómodas.

braguitas menstruacion 4

Las mujeres que las han probado dicen sentirse muy satisfechas. Pues su diseño es agradable a la vista, cumple con lo que promete y supone un plus de comodidad e higiene. Al fin y al cabo el equipo de desarrollo es totalmente femenino y son ellas mismas quienes prueban el producto.

braguitas menstruacion 8

Cosas de mujeres, soluciones masculinas.

No es cosa de sexos, pero llama la atención que la mujer haya tenido tan poco que decir en un producto que está dirigido en exclusivo para ellas.

Según nos cuentan, fue en 1931 cuando un varón inventó el tampón, y desde entonces no se ha producido mucha innovación al respecto.

Más tarde, en 1969, un grupo de hombres decidieron poner un trozo de cinta adhesiva a las toallas. En aquel momento, las mujeres utilizaban lo que llamaban cinturones menstruales, unas braguitas incomodas que contenían unos clips de metal con los que sostener las toallitas menstruales en su lugar. Nacía así la compresa.

La copa menstrual fue inventada en 1930, pero no fue hasta 1987 que pudo comercializarse. Aun así el estigma de introducir objetos en la vagina la alejó durante muchos años de las estanterías de farmacias y centros comerciales.

braguitas menstruacion 5










En 85 años, la industria no ha revolucionado ninguno de estos conceptos, solo el marketing ha hecho que parezcan nuevos, añadiendo alas, más adhesivo o colores brillantes a estos productos.

ThinX quiere cambiar el concepto y mirar la menstruación como parte de la vida, y no un problema que hay que solucionar. Al mismo tiempo, su solución propone evitar los problemas y complicaciones de los remedios tradicionales. Sin escapes, sin miedo al síndrome tóxico de los tampones, y con la máxima comodidad.

Como bien dijimos al principio, la compañía no solo nació para hacer ventas, sino que posee alma social, por lo que mantiene una importante campaña de normalización en torno a la menstruación. Especialmente en lugares como Uganda, donde lleva a cabo un proyecto de cooperación para normalizar el período y conseguir que las estudiantes acudan a clases orgullosas de sí mismas.

braguitas menstruacion 9

También han iniciado un buen número de talleres y campañas dirigidas a los hombres. Ya que son la mitad de la población mundial y deben de entender qué supone la menstruación, para que la asuman como natural y ayuden a sus mujeres e hijas cuando llegue el momento.

braguitas menstruacion 10

Les deseamos toda la suerte del mundo en su aventura, y les damos las gracias por la maravillosa labor social que están realizando, pues ninguna mujer debería sentir jamás vergüenza de su feminidad.

Fuente: collectively.org traducción y adaptación lavozdelmuro.net

What do you think?

0 points
Upvote Downvote