in

¿Estás criando un pequeño monstruo? Este es uno de los mayores errores en la educación infantil

Criar a unos hijos no es una tarea ni mucho menos sencilla. No existe un libro de instrucciones que nos diga que es lo que hay que hacer exactamente para que nuestros retoños crezcan sanos psicológicamente, aunque si existen varias directrices a seguir.

Uno de los mayores errores que cometemos a la hora de educar a nuestros hijos es amenazar con castigar a nuestro hijo por mal comportamiento y luego no hacerlo. Esta actitud es el camino más rápido para criar un auténtico monstruito.

Hal Runkel, psicólogo infantil y autor del libro para padres primerizos Paternidad sin gritos, nos explica que no mostrar las consecuencias a nuestros hijos ante determinadas actuaciones es una de las peores cosas que podemos hacer.

Este es Hal Runkel

Del mismo modo, no permitir que nuestros hijos averigüen poco a poco como funciona el mundo es una actitud nociva para su desarrollo. Según sus palabras “Lo que estropea a los niños es no dejar que ellos descubran las consecuencias naturales de sus errores”.

Sin darnos cuenta favorecemos que los niños tengan la impresión de que sus decisiones no tienen consecuencias lógicas. Cuando les decimos “Como vuelvas a hacer eso te castigo” y luego no les castigamos el mensaje que ellos reciben es que son los que mandan.

Por eso Hal dice que no debemos amenazar nunca con tomar medidas si repite su comportamiento. Casi con total seguridad el niño ya sabe que está haciendo algo que no debe. En su lugar debemos tomar medidas de inmediato que disuadan a nuestro hijo de comportarse de esa maneraHal deja claro que “si no tenemos el control, no estamos a cargo de la situación”

“Hago lo que quiero cuando quiero”

De este modo, si un niño le coge un juguete de otro y lo golpea, deberemos castigarlo instantáneamente. De recurrir a la amenaza de “si lo vuelves a hacer” el mensaje que le estamos dando es que puede salirse con la suya. En este caso la actuación es clara, se le debería quitar el juguete al niño en el momento. Una acción, una consecuencia.

Hal también cree que es bueno preparar a nuestros pequeños para la vida sin padres. En un futuro tendrán que valerse por si mismos y no está de más que vayan adoptando algunas responsabilidades. El mejor ejemplo es el de dejarles que se ocupen ellos solos de pequeñas tareas como poner su alarma para el colegio.

Sus estudios se pueden resumir en una sola frase: La paternidad no trata sobre los hijos, se trata de los padres

What do you think?

0 points
Upvote Downvote