in

Estas son las preguntas ilegales que nunca deberían hacernos en una entrevista de trabajo

Seguramente todos hayáis hecho alguna entrevista de trabajo. Después de pasar un proceso de selección, se acuerda con el reclutador un día concreto para asistir a una entrevista, con la que este pueda evaluar cercanamente las aptitudes del candidato, y si efectivamente es apto o no para cubrir el puesto.

Después de conocer cuáles son las preguntas trampa más recurrentes de las empresas durante las entrevistas de trabajo, hoy queríamos hablaros de aquellas cosas que directamente no están en derecho de preguntarnos.

Y es que, las cuestiones realizadas deben hacer alusión a las capacidades o profesionalidad del candidato, por lo que no tienen cabida las preguntas de carácter personal que no guarden relación con el empleo. Así lo establece la legislación, las directivas europeas que defienden la igualdad de trato y de no discriminación y los tribunales.

De este modo, preguntas tales como “¿tienes pareja?“, “¿piensas tener hijos?”, “¿qué opinas sobre la última decisión de Ministro de Hacienda?”, “¿has padecido alguna enfermedad anteriormente?” no deberían admitirse, por muy habituales que sean

Esto es lo que no pueden preguntarte en una entrevista de trabajo

  • Vida personal. Absolutamente ningún detalle de nuestra vida personal tiene por qué salir en una entrevista de trabajo. 
  • Edad. Suele aparecer en el currículum, si es que se pone. Pero si no está especificada, esta pregunta podría llevar a discriminación.  
  • Estado civil o preguntas relacionadas con la familia. Es bastante frecuente que nos pregunten si tenemos pareja o hijos, si pretendemos tenerlos más adelante, e incluso en qué han trabajado los padres. 
  • Salud y discapacidad. Las preguntas sobre el estado del salud del entrevistado, así como sobre discapacidad, también son ilegales.
  • Nacionalidad. Me refiero al tipo de preguntas tipo “¿dónde naciste?” o “¿dónde ha crecido?”. Son cosas que se suelen especificar en un currículum, pero si no se pone no tenemos por qué decirlo.
  • Afiliación sindical. Los empresarios suelen formular este tipo de cuestiones para evitar trabajadores “conflictivos”. Genial, pero tampoco son legales. 
  • Orientación sexual, religión, política o ideología. Ni que decir tiene que la ideología política o las creencias religiosas no tienen cabida en una entrevista de trabajo, pues no deberían ser motivo de ventaja o desventaja en un proceso selectivo.

No está de más saber que si esto se diera, y tuviéramos forma de demostrar que se nos han formulado alguna pregunta de esta índole, se puede denunciar ante el Ministerio de Trabajo. La empresa, por su parte, puede sufrir una sanción administrativa por parte de la Inspección de Trabajo y, en el mejor de los casos, la persona puede recibir una indemnización por daños y perjuicios.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote