Como cada año, la revista Veterinary Practice News ha revelado los ganadores y finalistas de su alocado concurso de Rayos X, que otorga a las mascotas que han ingerido las cosas más extrañas.

Juego de huesos – Ganador 2017 presentado por Lauren Flanagan, DVM, del Hospital Veterinario Pepperell

Este año la ganadora ha sido una preciosa bulldog de 6 meses, llamada Leia, quien acudió al veterinario aquejada de vómitos agudos.

Una radiografía reveló que Leia tenía un hueso alojado en el estómago

Su cuidador le había dado una gran costilla como recompensa, pero jamás pensó que la engulliría de un solo bocado

Para colmo, durante la operación descubrieron que Leia se había tragado también entero un hueso de juguete

Afortunadamente, todo salió bien y Leia crece sana y fuerte. 

Tortuga contra tortuga – Finalista presentado por Don Harris, DVM, de Avian & Exotic AMC en Miami

Lola, una tortuga de 7 kilogramos, acudió al veterinario afectada de inapetencia y letargo. Las radiografías revelaron que había ingerido un colgante con forma de tortuga de 1,5 centímetros de origen desconocido. 

Se realizó una plastronotomía para eliminar el cuerpo extraño, y Lola se recuperó por completo.

Las cucharas de plata – Finalista presentado por Carsten Henkel, VMD, del Robinson Animal Hospital en McKees Rocks

Este cuidador proporcionada cucharas llenas de mantequilla de maní a su querido golden retriever, pero no se dio cuenta de que la cubertería desaparecía también.

¡Simplemente resplandeciente! – Mención de honor presentado por Helen Dane, DVM, del Hospital Veterinario Danada en Wheaton, Illinois

Ben se comió una bolsa entera de velas de té, 38 en total. Tuvo que ser operado de urgencia para eliminar todos los restos.

Una cena no muy buena – Mención de honor presentado por Eileen V. Lindmeier, VMD, de Chalfont Veterinary Clinic LLC en Chalfont

Otis, un viejo bulldog inglés castrado de 8 años de edad, había estado perdiendo peso durante los últimos seis meses. La radiografía lateral reveló que, Otis había ingerido varios pequeños dinosaurios de metal que tuvieron que ser retirados quirúrgicamente, junto con otros desechos. Su dueño sospecha que eran parte de los juguetes que regaló a sus sobrinos por Navidad. 

Down The Drain – Mención de honor presentado por James Baggs y Kristen Norris, gerente de la oficina de West Villa Maria Vet Clinic en Bryan, Texas

Gert, un cocodrilo americano, nadaba en la bañera y se recuperaba después de un largo día de en la escuela para estudiantes veterinarios de Texas. Al regresar por él, descubrieron que la bañera no contenía agua, ni tapón de drenaje. Una radiografía confirmó las sospechas. 

El Dr. Baggs pudo quitar el tapón de drenaje y coser a Gert que, tras unos meses de recuperación, sanó por completo.

Watch Dog – Mención de honor presentado por Joseph Kline, DVM, de la Clínica Veterinaria de Erwin en St. Charles, Michigan

Una hembra Rottweiler de 9 meses de edad decidió “tomarse un tiempo de descanso”. La alarma del reloj comenzó a sonar dentro del perro, alertando al propietario diabético de administrar su insulina y acudir al veterinario. 

Gomas para todos – Mención d honor presentado por Beth Kraft, DVM, del Hospital Animal Heart River en Mandan, Dakota del Norte

Toby se presentó en nuestra clínica aquejado de vómitos intermitentes durante los últimos tres o cuatro meses. Sus dueños dijeron que Toby siempre tenía hambre, pero que comía solo cantidades muy pequeñas de comida. El estómago se sentía duro como una roca al tacto y las radiografías mostraban que algo iba definitivamente mal. Durante la cirugía se extrajeron 205 gomas elásticas para el cabello y algunos pedazos de plástico no identificable. 

¿Puedes ver los 7 chupetes? – Mención de honor enviado por Cathy, gerente de Leslie Animal Clinic en Alamogordo 

Odín decidió ayudar a mamá haciendo desaparecer 7 tetinas y chupetes sucios. 

¿Tienes cambio? – Mención de honor presentado por Andrew Pickering, DVM, del Hospital Animal Wabash Valley en Terre Haute, Indiana 

A Bella le gusta el metal y eso siempre ha sido un problema. Sin embargo, nadie imaginaba que comería la hucha de su dueño.

Al parecer el hombre se encontraba contando el cambio cuando fue al baño, al regresar, Bella se había comido ya 10’32$ en 282 monedas.

Monkey In The Middle – Mención de honor presentado por Erika Anseeuw, DVM, de Winnipeg Humane Society en Winnipeg, Manitoba, Canadá

El culpable de los vómitos era este pequeño juguete de goma del tamaño de un puño. 

Publicado en Animales
Fuentes consultadas:
https://veterinarypracticenews.com/x-ray-contest-2017-ate/3/