Hace unos días comentaba con mi padre las diferencias que existen entre el alcoholismo y el tabaquismo, y es que, aunque la adicción a los cigarrillos es mayor y más mortal, al no verse afectadas las capacidades psicomotrices los fumadores tienden a minusvalorar sus efectos. Ya sabes, lo que no se ve parece que no existe. 

Pero no te engañes, el tabaco provoca múltiples problemas de salud a medio y largo plazo. Desde afecciones en la piel, dientes amarillos o mal aliento, hasta enfermedades pulmonares, cardíacas, cáncer y derrames cerebrales.

La nicotina contenida en los cigarrillos es sumamente adictiva, tanto como la heroína y la cocaína. Se absorbe rápidamente en el torrente sanguíneo al fumarse y crea una sensación de calma o euforia, según se fume más a prisa o de forma pausada.

El síndrome de abstinencia del tabaco incluye ira, inquietud e insomnio. Efectos desagradables que los fumadores tratan de paliar aumentando la dosis. De media un fumador consume unos 20 cigarrillos al día, una cantidad que por si sola mancha, obstruye y acumula en las vías respiratorias.  

El siguiente vídeo te mostrará con detalle este tipo de residuo, para que seas consciente de él y puedas calcular como se acumula, día tras día, en tus pulmones

En el humo de cualquier cigarrillo hay más de 4.000 sustancias tóxicas para nuestro organismo. Un veneno que es responsable directo de 600.000 muertes al año en todo el mundo, 60.000 solo en España. Déjalo.

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
https://www.youtube.com/watch?v=AQwIDiL8gOM