4 veces en las que los trabajadores se han quejado de explotación escondiendo mensajes en sus productos

Publicado 24 febrero, 2021 por Alberto Díaz - Pinto
sos-trabajadores
PUBLICIDAD

«Obligados a trabajar horas agotadoras«. Aquel fue el primer mensaje de estas características, descubierto por la joven británica Rebecca Gallagher en una prenda de ropa. Al parecer, la joven compró su vestido en Primark y, cuando se disponía a mirar las instrucciones de lavado de la etiqueta, se topó con el mensaje cosido a mano.

Una reivindicación que muchos han interpretado como una especie de llamada de socorro lanzada por un trabajador. La noticia dio la vuelta al mundo y, desde entonces, no han dejado de sucederse este tipo de mensajes. Los hallazgos han sido diversos, y normalmente corresponden a productos de importantes cadenas de tiendas internacionales como Zara, Walmart o Kmart.

Hoy te mostramos 4 gritos de auxilio, en los que los trabajadores denunciaron sus pésimas condiciones laborales a través de algún producto:

El polémico lanzamiento de Cyberpunk 2077

Pese a que el juego no estaba listo y los trabajadores llevaban tiempo en período de crunch (imposición de horas y días extra de trabajo en los estudios de videojuegos para llegar a las fechas previstas), eso no importó a CD Projekt, el estudio polaco tras el juego, para el lanzamiento previsto.

En la imagen, que corresponde al juego, podemos leer uno de los testimonios ocultos de aquellos trabajadores:

«Justo cuando pensábamos que Macroware había dejado de publicar juegos sin terminar, obtenemos este plato caliente de código espagueti. Francamente, ni siquiera sé por dónde empezar. Desde el modo historia, que parece como si fuera hecho con las ideas a medio cocinar de seis escritores que trabajan en diferentes zonas horarias, a los tutoriales no intuitivos, al ridículo lag que me hacía preparar una taza de café para mantenerme fresco cada noche, y finalmente a los errores de localización para rascarse la cabeza. (Sinceramente, los diálogos no tienen sentido en ningún idioma. ¿En qué diablos se escribieron originalmente? ¿Suizo?)»

En 2014, una mujer llamada Karen Wisinska encontró una nota dentro de unos pantalones que había comprado en 2011

La nota, escrita en chino, es una nota de socorro. En ella se podía leer:

«¡SOS! 
Somos prisioneros en la cárcel de Xiangnan en Hubei, China. Llevamos produciendo ropa para la exportación desde hace mucho tiempo. Trabajamos 15 horas al día. Lo que comemos es incluso peor que la comida que le darían a los cerdos y a los perros. El trabajo que hacemos es similar al (trabajo duro) que hacen los bueyes y caballos. Instamos a la comunidad internacional a denunciar a China por este acto inhumano«.

Nota de ayuda encontrada en un vestido de Target

Un usuario de Reddit tradujo la nota que alguien encontró en un vestido de Target, la cadena estadounidense de grandes almacenes. Decía así:

«Esta ropa es fabricada y procesada por la prisión china de Xuzhou (徐州). Horas de trabajo de los presos: 300 horas/mes, compensación: 90 dólares/mes. Procesamiento de productos relacionados con la electrónica y la informática. (La prisión) utiliza el equipo disciplinario en el área 11 para torturar brutalmente y abusar físicamente de los prisioneros, causando muertes y discapacidad.

Envíe este mensaje a organizaciones que velan por los derechos humanos, incluidas las Naciones Unidas, la UE, DOS, USCC, MERICS, AICHR, HK, Francia, Alemania y Japón, etc., para investigar cómo las prisiones chinas logran procesar más de 10 mil millones artículos de ropa y una gran cantidad de productos electrónicos y de TI a través de medios ilegales. Los colaboradores de las prisiones incluyen marcas nacionales: 華為, 中興, 小米, 聯想, 维娜 三 信, 波司登 y 双星. El abogado chino que se suponía que debía defender los derechos de los presos ha sido oprimido por los políticos extremistas, así que arriesgo mi vida para pedir ayuda a la sociedad internacional. SOS, SOS, SOS«.

Activistas que protestaban en contra de Harrods escondieron 500 por todos los grandes almacenes para denunciar un abuso

Cerca de 500 notas han sido escondidas para alertar de la fragante estafa que sufren cada día los empleados de los restaurantes del grupo Harrods, a quienes apenas les llega una cuarta parte de las propinas que los consumidores les dan como gratificación extra por su trabajo. Las notas decían así:

«¡Harrods roba el 75% de las propinas al personal del restaurante! ¡Las propinas son para los camareros, no para la Familia Real de Catar! ¡Dejen de robar a tus trabajadores!»

Está claro que aún queda mucho trabajo por hacer en materias de explotación laboral (adulta e infantil) y, sobre todo, en cuanto a la salvaguardia de los derechos humanos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...