¿Por qué cada animal tiene los ojos de distinta manera? Te lo explicamos

Publicado 13 enero, 2020 por Alberto Díaz - Pinto
ojos-de-animales
PUBLICIDAD

Los ojos lo dicen todo. Responden a preguntas sobre la escala social de una criatura y su lugar en el orden jerárquico. Según los últimos estudios, la geometría del ojo indica si un animal es el cazador o la presa, entre otras cosas.

Tan solo tenéis que mirar a los ojos de un gato. Sus pupilas parecen rendijas verticales, como la de muchos lagartos, mientras que los tigres -el gato grande por excelencia- tienen las pupilas redondeadas, como nosotros. Asimismo, los ojos de otros animales, como las cabras o caballos, tienen pupilas horizontales.

En 2015, un grupo de científicos de la Universidad de Berkeley, California, realizó el primer estudio exhaustivo sobre esta materia. Resulta que la forma de la pupila del animal está estrechamente relacionada con el tamaño del animal, y si es un depredador o una presa, entre otros factores.

Como sabréis, la pupila es el agujero que deja pasar la luz y presenta muchas formas diferentes, según la especie. «Hay algunas muy extrañas», comenta Martin Banks, uno de los científicos encargados de la investigación. Veamos algunas de ellas y cuáles son su función:

Pupilas redondas

Animales como los perros, los lobos o los grandes felinos tienen las pupilas redondeadas, al igual que nosotros. Esto es porque persiguen activamente a sus presas, principalmente a la luz del día. Estas pupilas significan que el campo de visión no es espectacularmente amplio, pero, como depredadores superiores, su visión no es primordial para ayudarles a huir de un ataque.

Pupilas de hendidura vertical

Los animales que lucen estas pupilas son pequeños depredadores de emboscada que cazan cerca del suelo: gatos, zorros e incluso cocodrilos. Las rendijas permiten una mayor expansión de la pupila para dejar entrar mucha más luz, favoreciendo increíblemente su visión nocturna.

Pupilas rectangulares

Las pupilas horizontales de forma oblonga, o rectangulares, son una característica de los animales calificados como presas: ovejas, cabras o caballos. Estas curiosas pupilas proporcionan un campo de visión más amplio, casi panorámico, permitiéndoles divisar mucho mejor a los posibles depredadores. Las pupilas también les ayudan a mantener el suelo enfocado para ayudarles a escapar más rápidamente.

Pupilas de hendidura horizontal

Estas pupilas también son una característica de los animales de presa, que podemos encontrar en algunas ranas, sapos, serpientes o pulpos. Este tipo de pupila permite al animal detectar el movimiento vertical de los depredadores y, por tanto, tomar medidas evasivas. También se extienden ampliamente para permitir que entre mucha luz durante el día y la noche.

Pupilas crecientes

Este tipo de pupila es característica en las rayas, algunos peces planos y ciertos bagres. Las pupilas crecientes mejoran la visión, al disminuir los efectos de la distorsión en el agua, proporcionando un amplio campo de visión para vigilar a los depredadores que acechan cerca, así como detectar presas potenciales. También les ayuda a aumentar el contraste.

Pupilas en forma de «W»

Este extraño tipo de pupilas está presente en las sepias. En la oscuridad, estas pupilas son prácticamente circulares, pero con la luz adquieren forma de «W». Esto permite que la luz entre a la pupila desde muchas direcciones diferentes, aumentando el contraste de la imagen y la visión a distancia.

Pupilas con ranuras verticales

Estas pupilas son características de los geckos nocturnos, ya que las especies diurnas poseen una pupila redonda. En algunas especies, estos ensanches tienen una forma irregular y el aspecto dentado de las pupilas las hace menos perceptibles. Estas múltiples «ranuras» trabajan juntas para ayudarles a percibir la distancia, así como permitirles la caza en diversos entornos.

Pseudopupila

A veces, es posible observar un punto oscuro en los ojos de algunos insectos que recuerda a una pupila. Es la pseudopupila, que no es una pupila en sí misma, sino el resultado de que los omatidios de una zona reflejen menos luz en la dirección del observador que los del resto del ojo, por lo que vemos una mancha oscura. Como la pseudopupila no es una estructura fisiológica, sino el resultado de la incidencia de la luz en el ojo compuesto, no se localiza en un punto fijo del ojo. Por ello, variará de posición, si nosotros variamos la nuestra respecto al insecto. ¡Por eso parece que siempre nos están mirando!

Recordad que el estado de vuestros ojos puede decir mucho sobre la salud, así como que el ojo humano puede ser fascinante visto desde cerca.

Vía: Reddit, traducción y adaptación por La Voz del Muro.
Fuente: livescience, npr

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
Aceptar
¡Suscríbete gratis!
Hola 👋
¿Quieres recibir estas noticias en tu WhatsApp? Puedes cancelar en cualquier momento y no tiene ningún coste.

Pulsa en "Aceptar" y se te abrirá WhatsApp para confirmar.