En la Edad Media adoraban esta fruta que solo podía comerse podrida, pero ahora ya nadie la conoce

Publicado 29 marzo, 2021 por Alberto Díaz - Pinto
fruta-medieval-podrida
PUBLICIDAD

Hoy, en nuestro afán por escudriñar algunas curiosidades del pasado, queríamos ahondar un poco dentro de la historia medieval. Concretamente en cuanto a un hecho que nos ha llamado especialmente la atención. Se trata de una fruta que, pese a ser una de las más populares durante el medievo europeo, hoy resulta prácticamente imposible adquirir en cualquier establecimiento de alimentación. Nos referimos al Mespilus germanica, más conocido como níspero europeo.

Sin embargo, actualmente el níspero se cultiva principalmente como una reliquia romántica del pasado: una planta de nicho para jardineros excéntricos y una curiosidad histórica de palacios y museos.

Pero para conocer qué paso y por qué cayó en desuso, debemos remontarnos mucho tiempo atrás…

Una fruta histórica

El primer registro sobre la existencia del níspero europeo procede de un fragmento de poesía griega del siglo VII a. C. Se piensa que posteriormente la fruta cayó en manos de los romanos, quienes la llevaron al sur de Francia y Gran Bretaña. En el 800 d.C., Carlomagno incluyó al níspero en una lista de plantas obligatorias en los muchos jardines del rey. Casi 200 años después, el abad y escritor inglés Ælfric de Eynsham por primera vez consignó su sobrenombre, bastante grosero por cierto, en el registro público.

Y es que, pese a que el nombre cortés y socialmente aceptable actualmente es níspero, durante 900 años la fruta fue conocida como «culo abierto».  Y, sin embargo, la Europa medieval estaba loca por esta fruta.

A partir de entonces, la popularidad de la fruta aumentó constantemente. Se convirtió en un elemento básico de los monasterios medievales y los patios reales, así como en los espacios públicos y zonas verdes de las aldeas.

De hecho, el níspero aparece en Los cuentos de Canterbury, de Chaucer, o en el Romeo y Julieta de Shakespeare. Enrique VIII hizo plantar el níspero en Hampton Court y obsequió a su homólogo francés con grandes cantidades.

El níspero europeo alcanzó su punto álgido a partir del 1.600, cuando se cultivada ampliamente en Inglaterra y era tan común como la manzana, la pera, las moras o el membrillo.

No obstante, desde este elevado pináculo, el níspero experimentó un declive constante. Todavía era ampliamente conocido a principios del siglo XX, aunque menos celebrado. Después, en la década de 1.950, desapareció abruptamente de la conciencia pública casi por completo.

¿Comestible cuando se pudre?

Las frutas de Mespilus germanica son duras y ácidas cuando están frescas, pero se vuelven comestibles si se les realiza un proceso de ablandamiento, ya sea natural, por las heladas, o después de ser almacenadas con tiempo suficiente.

Una vez que comienza el ablandamiento del fruto, la piel adquiere rápidamente una textura arrugada y se vuelve marrón oscuro. Cuando ya está ablandada, la fruta se puede comer cruda, o preparada como un postre, o ser utiliza para hacer otras preparaciones, como compotas o mermeladas.

Este proceso de ablandamiento, no obstante, puede confundir a los nuevos consumidores de este fruto, ya que la fruta ablandada se ve y se siente como si la fruta se hubiera echado a perder o estuviera podrida, a pesar de que puede ser consumida sin problemas.

El resultado es una fruta ultradulce con un sabor complejo, así como dátiles demasiado maduros mezclados con limones, y una textura ligeramente granulada.

¿Por qué se volvió tan popular en la Europa medieval?

La fruta es inusual por dos razones; la primera de ellas, además, responde al principal motivo de por qué se volvió tan popular. En primer lugar, se cosechan en diciembre, lo que las convierte en una de las pocas fuentes de azúcar que habrían estado disponibles durante los inviernos medievales. En segundo lugar, y como hemos explicado en el punto anterior, solo se vuelven comestibles cuando están «podridos». De hecho, un médico y botánico del s. XVIII afirmó que, de ser consumidos inmediatamente tras ser recolectados, los nísperos podrían causar una fuerte diarrea.

Luego estaba la cuestión de cómo comer un níspero. En compañías menos gentiles, la gente simplemente se habría llevado uno a la boca y habría chupado la carne directamente. Por otro lado, en los círculos aristocráticos, la fruta se llevaba comúnmente a la mesa junto con un plato de queso y se comía con una cuchara. También se puede hornear, asar, convertir en gelatina, agregar a tartas o convertirlo en brandy o sidra.

¿Por qué desapareció?

Incluso cuando la fruta estaba en su apogeo, su sabor seguía dividiendo la opinión. «En el mejor de los casos, es solo un grado mejor que una manzana podrida«, describía un libro de jardinería del siglo XIX.

El incómodo proceso de ablandamiento también pudo traducirse en la caída del níspero. Una posible razón es que las frutas tropicales como el banano y la piña se volvieron más baratas y se cosechan durante todo el año, por lo que ya no hubo necesidad de este manjar invernal.

Actualmente el níspero es cultivado como una reliquia romántica del pasado. De hecho, solo unas décadas después de su desaparición, ya era un misterio para muchos fruteros. Sin embargo, todavía se pueden encontrar nísperos esparcidos por toda Europa, a veces haciéndose pasar por setos en el campo o por árboles ornamentales en jardines. Todavía están allí, pero hay que rastrearlos.

Sin embargo, en el territorio natal del níspero, cerca del mar Caspio, la fruta sigue siendo tan popular como siempre. Todavía se cultiva ampliamente en Irán, Azerbaiyán, Kirguistán, Georgia o Turquía, en cuyos mercados se vende comúnmente como «musmula».

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...