Un estudio demuestra que las cocinas de gas son perjudiciales para la salud

Publicado 4 mayo, 2020 por Javier Escribano
cocinas-gas-perjudicial-salud
PUBLICIDAD

Hay varios factores a considerar de cara a elegir una cocina de gas o una eléctrica: precio, gasto energético, calor residual al cocinar… Sin embargo, un reciente estudio señala la más importante de todas: la salud.

Y es que, según la UCLA Fielding School of Public Health, las cocinas de gas son peores para la salud, al emitir gases contaminantes, como monóxido de carbono, óxido de nitrógeno y formaldehído. Estos compuestos están relacionados con varias enfermedades respiratorias (asma, obstrucción de los pulmones) y cardiovasculares.

La investigación concluyó que transcurrida una hora de usar una cocina de gas, más del 90% tenía niveles de óxido de nitrógeno por encima de los estándares de calidad de aire del país, algo que empeoraba cuanto más pequeña era la residencia.

Concentraciones en la cocina de de Monóxido de Carbono (a) y Dióxido de nitrógeno (b) por tipo de casa

Según los datos del estudio, si se reemplazaran todas las cocinas de gas por cocinas eléctricas en California, se evitarían 350 muertes prematuras, 600 menos casos de bronquitis aguda y 300 menos casos de bronquitis crónica. Esto es especialmente importante en estos tiempos de coronavirus, pues está demostrado que la mortalidad de la COVID-19 aumenta cuanto mayor es la exposición a sustancias químicas y gases dañinos.

Si bien es muy cierto que la paralización de la producción y movilidad en todo el mundo ha dado como resultado los cielos más limpios en décadas, el estudio advierte de que no debemos olvidarnos de que los efectos dañinos del aire dentro de las casas.

Cocinas de gas y estufas, en el objetivo

Las cocinas de gas (y también las estufas) son los principales aparatos responsables de contaminar el aire de interior. Al problema hay que sumarle la mala calidad de los extractores. Según datos del estudio, solo la mitad de los extractores instalados en hogares californianos cumplen con los parámetros de salud, y menos del 35% de ciudadanos los encienden, para evitar el ruido que hacen. Concienciar sobre la importancia de la correcta ventilación al cocinar puede reducir la exposición a gases nocivos.

Un intervención estatal para reemplazar todas las cocinas de gas por cocinas eléctricas es necesaria para cuidar la salud de los ciudadanos y reducir la mortalidad prematura por enfermedades respiratorias (incluyendo el coronavirus), especialmente en hogares pequeños y más vulnerables en términos económicos y de salud.

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
.