Hace casi 70 años, Londres desapareció bajo la niebla tóxica más intensa de su historia

Publicado 18 enero, 2021 por Elena
niebla-toxica-londres
PUBLICIDAD

Desde hace años, la contaminación del aire es parte de nuestro día a día. Estamos acostumbrados a vivir con alertas por contaminación, restricciones para ciertos vehículos en algunas áreas, noticias sobre el cambio climático, el efecto invernadero y todas sus nocivas consecuencias para nuestra salud y para el planeta, etc.

La contaminación no es algo actual, de hecho el aire de Londres lleva contaminado desde el siglo XIII por la quema de carbón y ya en en siglo XVII la población se quejó al Rey James I por el olor del aire. La rápida industrialización del siglo XVIII empeoró considerablemente el aire de la ciudad y en el siglo XIX la situación ya era crítica.

carruaje

Imagen de en.mundo.com

Pero fue hace ya casi 70 años cuando en Londres vivieron la niebla tóxica más intensa de su historia. ¿Has oído hablar de la Gran Niebla de Londres? Quédate a leer esta historia.

trafalgar

Trafalgar Square durante la Gran Niebla / un día de cielo despejado (Wikipedia)

Al principio no cundió el pánico, pues las nieblas en Londres son de lo más comunes

Cuando el frío de diciembre llegó a la capital británica entre el 5 y el 9 de diciembre de 1952, toda la población se apresuró a quemar carbón para poder mantener el calor en casa.

londres niebla

Imagen de en.mundo.com

Debido a los estragos a nivel económico de la posguerra, ya no quedaba carbón de calidad y el que se utilizó contenía mucho azufre y otros metales pesados, como mercurio, cadmio y arsénico, lo que empeoró la ya de por sí problemática quema de combustibles fósiles.

La masa de aire frío que llegó esos primeros días de diciembre sumada al humo y las partículas del carbón quemado por parte de las industrias, los medios de transporte y las calefacciones, crearon un densa niebla amarilla, llamada después la Gran Niebla, y considerada uno de los peores impactos medioambientales ocurridos hasta entonces.

Además, durante esos días, la densidad de la niebla era tal que fue imposible conducir y también cerraron cines y cancelaron conciertos porque no se podía ver nada a medida que la niebla invadió también espacios cerrados.

niebla londres

Imagen de en.mundo.com

Los niveles de criminalidad aumentaron, ya que los ladrones y atracadores podían escabullirse con facilidad en la niebla, así que salir a pie tampoco parecía una opción.

La terrible niebla que acabó con la vida de miles de personas en 1952

cartel niebla

Imagen de en.mundo.com

La población estaba y está más que acostumbrada a que Londres esté cubierta por densas nieblas, por eso al principio nadie se alarmó. De hecho, tienen una palabra específica para las nieblas de contaminación: smog, una fusión de smoke (humo) y fog (niebla). Sin embargo, en las semanas posteriores, las estadísticas recogieron que ya habían fallecido unas 4.000 personas, la mayoría niños pequeños y personas con patologías respiratorias previas.

pareja niebla

Imagen de en.mundo.com

En general, fallecían por infecciones en el tracto respiratorio (bronconeumonías y bronquitis agudas, principalmente), lo que les provocaba hipoxia y obstrucciones en las vías respiratorias. El impacto de la contaminación fue tal que se estima que en total murieron 12.000 personas y otros 100.000 londinenses enfermaron, aunque éstas son cifras controvertidas.

trafico niebla

Imagen de en.mundo.com

Este fenómeno dio lugar a la reflexión medioambiental

linterna

Imagen de en.mundo.com

El elevado número de muertes a causa de la contaminación impulsó los movimientos en favor del medio ambiente y también dio pie a la reflexión acerca de la contaminación, pues había demostrado sobradamente que sus consecuencias eran letales. Desde entonces, se tomaron medidas legales para restringir la quema de combustibles fósiles por parte de las industrias.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...