Acabo de leer que, finalmente, los invitados, por diversas razones, no podrán seguir compartiendo sus artículos a través de “lavozdelmuro”. 

He de reconocer que estoy decepcionado, pero me esperaba un final así. De ahí a que últimamente no publicase tanto como me hubiese gustado y que escribiese, en uno de mis artículos, mi preocupación por ver desvirtuada la oportunidad que se nos daba a través de este medio. La dinámica de publicación de estos últimos meses era una auténtica vorágine…percibía un cierto caos en todo ello, sin por tanto, tener nada que ver con la gestión de la página. 

Aún así, aquí, me han brindado una oportunidad; no sólo de dar a conocer mi voz, sino de redescubrirme a mí mismo. No puedo más que estar agradecido. Siento no poder ahondar en los artículos de todas aquellas personas que seguía y me quedaba por seguir. Era una manera indirecta e interesante de conocernos unos a otros.

Puede que nos volvamos a “encontrar”, quién sabe. Tan sólo no dejéis de escribir.

Espero que esto no sea una mala broma. Pero por si acaso; hasta siempre. Gracias por todo. 

Publicado en Relatos