“Mi hijo me trata mal ¿Qué puedo hacer para afrontarlo y mejorar su actitud?”

Publicado 11 agosto, 2020 por Elena
hijo trata mal
PUBLICIDAD

A la hora de ser padres surgen muchos miedos y dudas, sobre todo cuando los hijos van creciendo y comienzan los primeros desencuentros: cómo poner unos límites justos sin parecer unos tiranos, cómo hacer que comprendan las normas y que han de obedecerlas sin que las interpreten como una amenaza a su libertad, cómo respetar su crecimiento individual mientras le protejo de posibles peligros…

niño

Una de las mayores dificultades a las que se enfrentan madres y padres es la agresividad y desobediencia de sus hijos. Es importante aprender a lidiar con estas conductas, pues a la larga pueden conllevar problemas escolares, con otros niños y figuras de autoridad y, en general, problemas de adaptación.

¿Cómo se desarrolla la agresividad en los niños?

niña

Con agresividad nos referimos a actos intencionales de dañar a otro y suelen surgir a partir del año de edad. Cuando los niños nacen, tienen impulsos tanto de amor como de agresión que poco a poco y en función de la información que reciba de su entorno, va aprendiendo a diferenciarlos y utilizarlos. Por eso es tan importante el papel de los padres en el desarrollo de los niños: de ellos depende que se sientan seguros al explorar el mundo y además, son su ejemplo a seguir en cuanto a comportamiento y disciplina.

También depende de los padres facilitarle al niño herramientas para autocontrolarse, pues un niño que no sabe regular su conducta ni reaccionar ante lo que le rodea, tenderá a usar la violencia para afrontar las dificultades. Por supuesto, existen casos en los que la conducta es fruto de alteraciones hormonales, cerebrales, malnutrición, problemas en el parto, trastornos mentales…

Qué debemos hacer ante las primeras palabrotas e insultos

niño palabrota

Los niños aprenden a hablar por imitación y pueden resultarnos muy graciosas algunas palabras saliendo de ellos o cuando las dicen en contextos equivocados porque realmente no saben lo que significan algunas palabras. Pero, ¿qué hacemos cuando dicen su primera palabrota? 

Primero debemos evitar decir palabras que no queremos que repitan delante de ellos, pues si decimos una palabrota cuando nos enfadamos, es probable que nuestros hijos al enfadarse repitan lo que han escuchado que se dice en esas situaciones. Aun así, puede que las escuche en la televisión, de otros niños, a otro adulto… Por eso cuando diga su primera palabra malsonante es importante evitar tanto reírle la gracia como regañarle de manera desmesurada. Ambas reacciones reforzarán que se repita la conducta cuando quiera llamar nuestra atención.

niña madre

Podemos optar tanto por ignorarle, cuando sea una palabrota de poca importancia, como por explicarle que eso no se debe decir, cuando sea algo más grave, y también es fundamental ofrecerle alternativas sanas para expresar sus sentimientos. Con niños mayores que ya utilizan ese vocabulario de manera intencionada, debemos desaprobar firmemente ese comportamiento y dejar claras las normas de convivencia.

Cómo afrontar los insultos y la agresividad constantes de un niño

niño grita

  • Debemos tener en cuenta la edad del niño, ya que la intención de sus actos es diferente en función de su desarrollo. Si son pequeños, imitan lo que oyen; si tienen unos 7 años, puede que estén poniendo a prueba a sus padres; si son preadolescentes, se puede deber al cambio propio de la edad o a que se creen más mayores de lo que son.
  • Los padres tienen que aprender a poner límites. El problema es que muchas veces no contamos con las herramientas necesarias y nos limitamos a repetir los patrones de nuestros padres porque es lo único que conocemos. No debemos descartar la opción de acudir a un profesional para aprender a gestionar la educación de los hijos, sobre todo si se complica.

padres

  • Es importante controlar nuestras propias reacciones: tenemos que evitar reaccionar con agresividad. Está en nuestra mano dar buen ejemplo de cómo se reacciona y gestiona una situación complicada y qué debemos hacer cuando otro nos agrede. De esta forma, le proporcionamos recursos para afrontar tanto sus sentimientos de frustración que derivan en agresión como los posibles enfrentamientos que surjan con otras personas.
  •  No tenemos que dejar que sienta que tiene poder sobre nosotros, es decir, no mostrar ninguna reacción o ceder ante su conducta le demuestra que con ese comportamiento se sale con la suya. A la hora de establecer límites, los padres tienen que demostrar seguridad en ellos mismos, así como aprender a aceptar sus errores delante de los hijos. Todo esto forma parte de una buena comunicación familiar que demuestra respeto por el otro.

Mi hijo adolescente me trata mal, ¿qué hago?

adolescente

  • Dale espacio. No hay que intentar poner de buen humor a nuestros hijos constantemente, tenemos que dejarles estar enfadados o tristes. De esta forma validamos sus sentimientos. A veces nos enfrentamos a la persona que pretendemos ayudar al frustrarnos por no entender qué les sucede, por no saber ayudar o porque responde de manera pasivo-agresiva. No entremos en su juego, dejemos que aprendan a calmarse por sí mismos.
  • Deja que exprese sus sentimientos y quejas en un espacio de verdadera escucha abierta y comprensiva. Si se sienten escuchados y comprendidos, es más probable que, en lugar de reaccionar con agresividad, acudan a sus padres en busca de ayuda.

De manera general, es importante que los padres sepan reconocer y gestionar sus propias emociones para así poder ser un buen ejemplo para sus hijos. Nuestra sociedad no nos ha permitido crecer en el conocimiento de nuestros sentimientos y en la empatía con los demás. Por eso, no dudéis en acudir a un profesional que os pueda orientar y ayudar, antes de tener hijos y durante su desarrollo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
Aceptar
¡Suscríbete gratis!
Hola 👋
¿Quieres recibir estas noticias en tu WhatsApp? Puedes cancelar en cualquier momento y no tiene ningún coste.

Pulsa en "Aceptar" y se te abrirá WhatsApp para confirmar.