in

La verdad sobre la homosexualidad en la Antigua Grecia

Mucho se ha hablado de la homosexualidad en la Antigua Grecia, pero desgraciadamente no se ha estudiado de forma objetiva hasta hace pocos años. Tanto la historiografía como la historia del arte han idealizado tales conductas en muchas ocasiones, creando una gran confusión.

Los tiempos en los que cada sociedad vive son un prisma desde el que se percibe la realidad de una manera determinada. Es por eso que se necesita mucha cautela para llegar a comprender fenómenos que se hayan podido dar en la antigüedad.

A través de este artículo pretendemos llegar al fondo de este asunto de la manera más objetiva posible. Intentaremos comprender la sociedad y la cultura de la Antigua Grecia, para así poder explicar este fenómeno.

¿Cómo era el sexo en la Grecia antigua?

Para entender los roles sexuales en la Grecia Antigua, haría falta adentrarse en cómo era la sociedad de la época. Para empezar, se tiene que diferenciar muy bien entre ciudades, porque Grecia en la antigüedad estaba formada por distintas Polis totalmente autónomas.

Algunas de estas Polis eran Atenas y Esparta, ambas con una organización social y política muy distinta. A veces incluso antagónica. Mientras Atenas era la cuna de la democracia, Esparta era el hogar de la guerra y la militarización.

homosexualidad en la antigua grecia documental

De este modo, por ahora vamos a concentrarnos en la sociedad y sexualidad atenienses. En esta Polis griega, las personas consideradas ciudadanos eran únicamente los hombres libres y mayores de edad. Siendo ellos los únicos a participar en las decisiones democráticas de la ciudad-estado.

Eso quiere decir que ni los esclavos ni las mujeres tenían los derechos de los que disfrutaban los hombres libres. Dentro de estos hombres, los que disfrutaban de mayor poder eran los aristócratas, y esto se reflejaba también en la sexualidad.

Las mujeres eran vistas bajo la finalidad de procrear. Al no considerarse personas con pleno derecho, se las utilizaba para el cuidado de los hijos y del hogar. Es decir, que realmente las mujeres no eran vistas como seres humanos completos y se leas trataba como ciudadanas de segunda.

Este hecho denota como la relación con la sexualidad respecto a las mujeres no podía ser bidireccional. Las mujeres representaban siempre un papel pasivo en las relaciones y se postulaban prácticamente como sirvientas.

La verdad sobre la homosexualidad en la Antigua Grecia

De este modo, la heterosexualidad se fundamentaba como herramienta de procreación. El matrimonio se ejecutaba habitualmente entre hombres en la treintena con chicas prácticamente adolescentes. Pero esta no era la única práctica en la que los hombres demostraban su poder.

Es en este punto donde entran en juego las relaciones homosexuales. Y es que en forma de rito de iniciación a la edad adulta, los miembros aristocráticos de la Polis se envolvían en una especie de ritual con los hombres jóvenes.

Digamos que las relaciones sexuales en este ámbito no partían de la libertad por las dos partes, sino que el joven tomaba un papel de sumisión ante su mentor. En la actualidad, muchos expertos hablan de este ritual bajo el término “pederastia”. Se utilizaba a niños y a púberes dentro de estos rituales en los que un hombre mucho mayor que ellos les forzaba a mantener relaciones sexuales.

Además, el hombre experimentado adoptaba un carácter activo, mientras que el niño o adolescente restaba pasivo ante la situación. Y es que en el fondo lo que se estaba haciendo era reforzar el poder de los aristócratas mediante la sexualidad.

Es por este motivo que la homosexualidad no era contemplada como una relación entre iguales. Ya que no eran habituales las relaciones sexuales ni la convivencia entre dos hombres adultos. La homosexualidad se vestía en forma de un ritual que había que superar para entrar en la edad adulta.

La bisexualidad en la Grecia Antigua

La bisexualidad en los hombres era algo muy habitual en la Grecia Antigua. Pero no lo era de una manera como se pueda comprender hoy en día. Los hombres no tenían relaciones sentimentales entre ellos, o al menos esto no era algo que estuviera bien visto.

homosexualidad en la grecia antigua

El sexo entre hombres se reducía a el contacto entre hombres mayores y jóvenes como ya hemos comentado. Pero eso no significaba que los hombres que participaran de aquel ritual fueran únicamente homosexuales.

Los hombres ciudadanos de Atenas estaban habitualmente casados y al mismo tiempo tenían relaciones sexuales con jóvenes y con prostitutas. De hecho, era muy habitual que los matrimonios durmieran en camas separadas y no tuvieran sexo entre ellos de manera recurrente más que para procrear.

La homosexualidad en la mitología Griega

La homosexualidad en la Antigua Grecia no era algo que simplemente sucedía en la sociedad, sino que se reproducía en su mitología. De este modo, se recrearon mitos en los que hombres mayores raptaban a niños y púberes para satisfacer sus placeres carnales.

homosexualidad en la antigua grecia el mito se esta derrumbando

El mayor ejemplo es el mito de Zeus y Ganímedes. La leyenda narra que Zeus, en una de sus metamorfosis, bajó a la tierra en forma de águila para raptar a Ganímedes. De este modo, apareció ante este joven, le agarró con sus garras y se lo llevó a su lecho donde le sometería sexualmente.

Este mito ha sido recreado millones de veces durante toda la historia del arte occidental. De este modo, se pueden encontrar representaciones de Zeus y Ganímedes tanto en vasijas griegas y romanas como en cuadros renacentistas, barrocos y esculturas neoclásicas. El mito ha llegado también al teatro, a la música y a la poesía.

La homosexualidad también en los ejércitos griegos

Este tipo de relaciones sexuales entre varones no era algo exclusivo de Atenas, sino que en Esparta también se llevaba a cabo. Se decía que la práctica de sexo entre hombres contribuía a la moralidad del ejército. Este acercamiento físico entre soldados creaba un estrecho vínculo que hacía que el cuerpo militar permaneciera unido.

Del mismo modo que pasaba en Atenas, las relaciones que pudieran tener los espartanos entre batallas se limitaban al contacto físico. Es decir, que el vínculo que se creaba entre hombres no estaba sujeto a sentimientos, sino que se intentaba que fuera algo puramente físico.

¿Y dónde están las mujeres?

Respondiendo a lo que se ha comentado en puntos anteriores, las mujeres no eran tratadas como seres humanos con pleno derecho en la Grecia Antigua. De este modo, las mujeres estaban generalmente relegadas a ser las esposas de sus maridos y las madres de sus hijos.

Y las mujeres que no eran esposas ni madres, eran prostitutas. Así que su figura siempre iba definida por su relación con los hombres y no como una entidad propia. Es así como la homosexualidad en las mujeres no era algo que se tuviera en cuenta y mucho menos que se propiciara.

homosexualidad en la antigua grecia pdf

Sin embargo, sí que se conoce de una gran poeta que se declaraba ella misma como homosexual. Ella es Sappho, habitante de Lesbos y conocida por su bella lírica y ajetreada vida. Es por ella que existe el término “lesbiana”, ya que se refiere a la isla en la que ella habitaba.

Actualmente, Sappho es un símbolo del colectivo LGTB+. Pero no siempre ha sido tratada como una figura a la que seguir y respetar, sino que durante la mayoría de la historia ha sido tratada con burla y desprecio. Ya en la comedia ateniense de Meandro se la representaba como una mujer heterosexual y promiscua.

Pero su poesia se conserva como ejemplo que perpetúa su amor hacia las mujeres. Y gracias a su obra se ha podido trazar una estela de la historia de la homosexualidad que va más allá de las relaciones oficializadas entre hombres.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote