¿Por qué los países no pueden imprimir más dinero para pagar las deudas en tiempos de crisis?

Publicado 8 mayo, 2020 por Vanessa P.
PUBLICIDAD

Muchas personas se preguntan por qué los países no imprimen más dinero en momentos de crisis en lugar de pedirlo prestado. La razón es que no podemos imprimir más dinero ya que esto no aumenta la producción económica, solo hace que crezca la cantidad de efectivo en circulación. Si se imprime más dinero, los consumidores pueden adquirir más bienes, pero si las empresas tienen la misma cantidad de oferta, los precios aumentan.

¿Suena complicado? puede parecerlo pero a continuación os explicamos de forma simplificada por qué imprimir dinero causa inflación.

¿Por qué imprimir dinero podría causar inflación?

imprimir más dinero inflación

Supongamos que una economía produce bienes por valor de diez millones de euros. Por ejemplo, un millón de libros a diez euros cada uno. En ese momento, la oferta monetaria será de diez millones de euros. Si el gobierno duplica la oferta monetaria, todavía tenemos un millón de libros, pero la gente comienza a tener más dinero. Esto hace que la demanda de libros aumente, y las empresas suban los precios.

Lo más probable es que, si se duplica la oferta monetaria, el millón de libros se venda a veinte euros en lugar de a diez. La economía vale entonces veinte millones de euros en vez de diez, pero el número de bienes producidos es el mismo. Se produce entonces un aumento del PIB, pero es solo una ilusión monetaria, ya que aunque la población tenga más dinero, todo es más caro.

Imprimir más dinero sin cambiar la cantidad de bienes producidos, como ocurre en este ejemplo, hace que los productos sean más caros. Se han duplicado los precios y la tasa de inflación es del 100%.

inflaccion

En conclusión, lo ideal es que la oferta monetaria y la producción aumenten al mismo tiempo. En el momento en el que la oferta monetaria aumenta a un ritmo más rápido que la producción, los precios comienzan a aumentar y empieza a haber inflación.

¿Por qué la inflación es un problema?

  • Cae el valor de los ahorros y se reduce el incentivo para ahorrar: La inflación erosiona el valor de los ahorros de las personas que guarden dinero en efectivo, y también repercute a los hábitos de ahorro de la población.
  • Se hace más difícil hacer transacciones: Si la inflación es muy alta, los precios cambian con frecuencia y las empresas tienen que gastar más dinero en cambiar las listas de precios. Si los precios no paran de cambiar, hacer una compra se convierte en aprovechar la oportunidad de forma inminente y esto desestabiliza la economía.
  • Incertidumbre y confusión: La alta inflación crea incertidumbre y desalienta a las empresas a la hora de invertir. Se produce un menor crecimiento económico.

Imprimir dinero para solventar la deuda nacional

dinero imprimir

Los gobiernos toman prestado dinero vendiendo bonos y títulos públicos al sector privado. Se trata de una forma de ahorro que la gente compra asumiendo que es una inversión segura. Sin embargo, esto supone que la inflación se mantendrá baja.

Si un gobierno decide imprimir dinero para pagar la deuda nacional, la inflación puede aumentar y reducir el valor de estos bonos. Entonces, la gente no querrá tener bonos porque su valor está cayendo, y el gobierno no podrá venderlos para financiar su deuda. Tendrán que pagar tasas de interés más altas para poder atraer inversores.

Si se imprime demasiado dinero y la inflación se le va al gobierno de las manos, los inversores no confiarán en ese gobierno y será difícil que éste pueda pedir un préstamo, y que lo consiga. Imprimir dinero, al final, causa más problemas de los que soluciona.

Hiperinflación en Alemania en los años 20

imprimir más dinero en situaciones de crisis

En 1922, la República de Weimar (Alemania) imprimió dinero para cumplir con las reparaciones aliadas de la Primera Guerra Mundial. Esto hizo que la economía alemana colapsara. La inflación fue tan alta que el dinero dejó de tener valor. Si llevabas una carretilla llena de billetes para pagar algo, como ocurría en 1923, tenía probablemente más valor la carretilla que el dinero.

Si un país imprime dinero y crea inflación, baja el valor de la moneda en comparación con la de otros países. Los precios aumentan y se necesita más dinero para comprar la misma cantidad de productos. El poder adquisitivo de la moneda disminuye y el valor de la marca cae en los tipos de cambio. Por ejemplo, la hiperinflación en Alemania provocó en los años 20 una rápida caída en el valor de la marca alemana al dólar. En un período como ese, los inversores intentaron comprar monedas extranjeras más estables que mantengan su valor.

Cómo la inflación arruinó al Imperio Romano mapa con dineros del mundo










Antes del año 200 d.C., los bienes raíces eran la moneda más popular de los ricos en el Imperio Romano. En cambio, después de la peste antonina, Roma pasó a ser una economía basada en el efectivo debido a los crecientes gastos del Imperio. Al ver sus territorios incrementados,  el gobierno tuvo que realizar más obras civiles para mantener a toda la población, y tuvo que pagar a más soldados. Al final, se terminó usando efectivo tanto en los grandes negocios como en las transacciones cotidianas. Los líderes romanos estaban teniendo problemas para gestionar tantas monedas en circulación, e intentaron rectificar la situación devaluando la moneda. 

En ese momento, los romanos intentaron «estirar la plata» lo máximo posible y le agregaron impurezas para poder aumentar la oferta monetaria. Al final, había demasiado dinero circulando y además estaba compuesto de otros materiales adicionales a la plata. Para salvar al Imperio, al final el emperador Diocleciano tomó medidas drásticas, ya que en el año 250 d.C la inflación paralizó la economía. Desafortunadamente, ni él ni sus sucesores pudieron detener la inflación.

Imprimir dinero no siempre causa inflación

En un momento de recesión, es posible aumentar la oferta monetaria sin causar inflación. Esto se debe a que la oferta monetaria depende tanto de la base monetaria como de la velocidad de la circulación. Si hay una fuerte caída en las transacciones, entonces puede que incluso sea necesario imprimir más dinero para evitar la deflación.

Por ejemplo, entre 2008 y 2012, el Banco de Inglaterra buscó la flexibilización cuantitativa y aumentó la base monetaria, pero esto solo tuvo un impacto mínimo en la inflación subyacente. Esto ocurrió porque los bancos, a pesar de que vieron un aumento en sus reservas, no aumentaron los préstamos.

En cambio, si en un período normal de actividad económica el BCE buscara una flexibilización cuantitativa y aumentara la oferta monetaria, esto causaría inflación.

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
.