¿Por qué no se deben dar infusiones a los niños pequeños?

Publicado 13 octubre, 2020 por Alberto Díaz - Pinto
infusiones-ninos
PUBLICIDAD

En ocasiones los adultos, hartos del consumo de químicos para paliar cualquier dolor, recurrimos al maravilloso poder de las plantas. Infusiones, tés o preparados a base de hierbas que, de un modo u otro, pueden ayudarnos. Y si pueden ayudarnos a nosotros, ¿por qué no a nuestros hijos?

Hace unos días nos topábamos con este tuit, el cuál ha trascendido ante el desconocimiento de muchos padres que, pese a que solo quieren lo mejor para sus hijos, desconocían este asunto:

El pediatra venezolano Pedro Blanco compartía un triste suceso, acaecido durante un turno de guardia, para concienciar a los padres sobre la más que desaconsejable práctica de dar infusiones a los más pequeños.

Infusiones y plantas: un peligro potencial para los niños

chupete de bebé

La infusión de orégano orejón, por ejemplo, es bastante típica para paliar los síntomas del resfriado, aunque no existe evidencia científica que lo respalde. Sin embargo, aquí en España era, y en algunas casas lo sigue siendo, típico hacer biberones de manzanilla para los bebés. Sin embargo, esto puede ser tremendamente peligroso para el organismo de nuestros hijos.

Si lo pensamos, la razón es bastante lógica. Y es que, que algo sea «natural» no quiere decir que esté exento de efectos secundarios. Sin embargo, la mayoría de plantas medicinales contienen principios activos que no suelen estar estandarizados. Es decir, no se sabe cuáles ni en qué cantidad. Por ello, pueden ocasionar toxicidad en niños y causar graves efectos, tales como una insuficiencia hepática o el desarrollo de botulismo que, a su vez, pueden provocar consecuencias peores. 

Desaconsejado por los grandes organizaciones

infusiones

De hecho, la Unión Europea, en su informe sobre normas recomendables sobre alimentación en lactantes y niños pequeños, establece:

«Es desaconsejable dar té a los lactantes y niños pequeños. Contiene taninos y otros compuestos que ligan el hierro y otros minerales, disminuyendo su biodisponibilidad. Además, habitualmente se añade azúcar, lo que incrementa el riesgo de caries y puede disminuir el apetito e inhibir el consumo de otros alimentos más nutritivos. Las bebidas azucaradas deben evitarse por las mismas razones.

El uso de sustancias «naturales» y medicinas alternativas es una moda creciente en muchos países y esto ha llevado a un aumento del uso de preparaciones de hierbas para los niños. A causa de su pequeño tamaño y su rápido crecimiento, estos son más vulnerables que los adultos a los efectos farmacológicos de algunas de las sustancias químicas contenidas en los «tés de hierbas». Estas infusiones, tales como la manzanilla y el té verde, pueden ocasionar efectos adversos en la absorción de hierro no hemínico, como sucede con otros tés. Además, no hay pruebas científicas acerca de la seguridad para los niños de muchas hierbas y tés de hierbas».

Por su parte, la OMS recomienda la lactancia materna como alimento exclusivo hasta los seis meses de edad. También las asociaciones de pediatría a nivel mundial recomiendan que los niños por debajo de los tres años beban exclusivamente agua y/o leche (materna, artificial o de vaca, dependiendo de la edad), evitando en la medida de lo posible el resto de bebidas.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
Aceptar
¡Suscríbete gratis!
Hola 👋
¿Quieres recibir estas noticias en tu WhatsApp? Puedes cancelar en cualquier momento y no tiene ningún coste.

Pulsa en "Aceptar" y se te abrirá WhatsApp para confirmar.