Un repaso por la historia de la lavadora: de lavar a mano a utilizar la inteligencia artificial

Publicado 19 septiembre, 2019 por Elena
PUBLICIDAD

La lavadora es uno de los electrodomésticos más importantes e imprescindibles hoy día. Pero también, es de los inventos que más avances y cambios ha sufrido en relativamente poco tiempo.

De ser completamente manual teniendo que mover una manivela para que la ropa se mezclara con el agua y el jabón, a usar la inteligencia artificial.

Vamos a hacer un recorrido por la historia pasada y reciente de esta máquina que tanto tiempo y esfuerzo nos ha ahorrado. 

Las primeras lavadoras: tus propias manos

lavando en el río

Fotografía de Carlos Valcárcel (Lugo)

Si alguna vez has tenido que hacer toda la colada a mano sabes el tiempo y esfuerzo que consume. Antes de la llegada de la lavadora a los hogares, las mujeres se pasaban 8 horas frotando la ropa con piedras en un río. A veces, mucho más tiempo.

La situación mejoró cuando las casas tuvieron agua corriente, porque ya no era necesario ir al río o cargar agua desde una fuente. Pero seguía siendo una tarea pesada, así que el ingenio del ser humano se puso a trabajar para facilitarla.

1690. Primeras lavadoras en patentarse

Lavadora del siglo XlX

Fotografía de Wikipedia

Las casas más modernas tenían un contenedor de cobre giratorio que utilizaba agua caliente y jabón en polvo para lavar la ropa. Pero la primera patente de lavadora se registró en Inglaterra en 1691, con 1,20 metros de alto y poco más de medio metro de ancho.

En 1780 Robinson de Lancashire patentó una máquina para lavar y escurrir la ropa. Estas primeras lavadoras tenían dos rodillos de madera para escurrir la ropa al final del proceso, pero este mecanismo fue sustituido más tarde, ya que no secaba apenas las prendas.

Lavadora de 1850

Fotografía de Lacasatecno

Antes incluso de la electricidad ya se planteó el utilizar la fuerza centrífuga para secar la ropa, haciéndola girar a alta velocidad en un contenedor metálico con agujeros. Este mecanismo fue impulsado más adelante con el uso de la electricidad.

En 1874, el inventor William Blackstone fabrica y le regala a su esposa la que es considerada la primera lavadora moderna, que tenía unas dimensiones más pequeñas que sus antepasadas.

1900. La lavadora eléctrica, toda una revolución

En 1901, el estadounidense Alva J. Fisher patenta una de las primeras lavadoras eléctricas, implantando mejoras constantemente como colocar una puerta para evitar que el agua se saliera.

primera lavadora eléctrica

Fotografía de Celso Guerrero

En 1937 John W. Chamberlain presentó un modelo que lavaba, enjuagaba y secaba la ropa en una sola operación. En Europa la lavadora eléctrica comenzó a difundirse tras la Segunda Guerra Mundial.

primeras lavadoras eléctricas

Fotografía de Todocolección

Para 1940, el 60% de los hogares con luz eléctrica tenía una lavadora. También se estandarizaron las medidas de este electrodoméstico. Por ejemplo, en Europa se determinaron 85 cm de alto, 59 cm de ancho y 60 cm de profundidad.

lavadora-años-60










Fotografía de Memorias del viejo Pamplona

 

Actualidad:

Lavadoras de consumo responsable

lavadora acero inoxidable

Fotografía de LG

Hasta la época moderna las mejoras se centraban en un gran número de prestaciones nuevas que dotaban a las lavadoras de mayor practicidad. El objetivo principal del diseño era minimizar al máximo las dimensiones y disminuir en lo posible el peso dicho imprescindible electrodoméstico.

Pero al principio del siglo XX la meta era reducir el consumo de agua y energía. En el 2012 se empezaron a especificar los primeros indicadores de responsabilidad ecológica. Este etiquetado se hizo obligatorio, así que los fabricantes se volcaron para crear lavadoras más eficientes. Por ejemplo, se añadieron programas de lavado y de secado más cortos, detectores de obstrucciones, sistemas para reducir el desgaste del electrodoméstico…

Actualmente el etiquetado va de la letra A+++ a la D, siendo las más y las menos eficientes, respectivamente.

Inteligencia artificial

lavadoras e inteligencia artificial

Fotografía de LG

Las innovaciones tecnológicas no acaban aquí. Si hace sólo unos años tenías que llamar al técnico de turno para conocer el motivo por el que tu lavadora había dejado de funcionar, ahora es la misma lavadora la que te lo indica. Yendo un paso más allá, algunos modelos como las últimas de LG, han incorporado a sus lavadoras funciones de «auto-chequeo», Smart Diagnosis, que permiten diagnosticar rápidamente y de manera inteligente el estado de la lavadora y de sus posibles averías. Para rizar el rizo, las lavadoras que cuentan con este tipo de tecnología se integran con aplicaciones de domótica, como la app Smart ThinQ, que permiten ver el estado de tus electrodomésticos desde el smarthphone. 

Esta vanguardista inteligencia con la que son dotadas las nuevas lavadoras, y lavasecadoras, también es utilizada en el lavado, para ello se valen de uno de los términos que más estamos escuchando en los últimos años: el Big Data, o la recolección de miles de datos sobre una determinada tarea para hacerla más eficiente. El resultado es que la lavadora se adapta a los distintos tejidos y optimizan el lavado por medios de tecnologías bautizadas como 6 Motion DD, exclusiva de LG, que combina 6 movimientos de su tambor basándose en 20.000 patrones para distinguir qué tipo de tela está lavando y adaptarse a ella para obtener una limpieza eficaz y respetuosa con la prenda.

Sin duda, lo tecnología cada vez forma un papel más protagonista en todos los electrodomésticos. ¿Qué más avances nos quedará por ver?

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
La voz medios digitales SL - Contacto - Términos de uso - Diseño web
.