Iba descalzo a la escuela porque tenía un 48, pero su profesora movilizó a las redes sociales

Publicado 26 marzo, 2020 por Javier Escribano
nino-zapatillas
PUBLICIDAD

Las redes sociales son un altavoz para multiplicar la solidaridad de las personas. Y este caso es otra prueba más de ello. Es la historia de Nahuel Roque, un chico argentino de 14 años que mide nada menos que 1,90 metros, y calza un 48,5 de pie. Vive con su madre y sus seis hermanos en una zona muy conflictiva entre la frontera de Argentina, Paraguay y Brasil (denominada Triple Frontoera), en condiciones de extrema pobreza.

Geplaatst door Hector Freire op Donderdag 5 maart 2020

Su familia no tiene mucho dinero, y se destina casi todo al cuidado médico de dos de sus hermanos, que tienen discapacidad. Cuando el joven rompió su único par de zapatos, la familia no se pudo permitir repararlos, y debido al extraordinario tamaño del chico, no pudieron encontrar un repuesto más barato. Por esa razón, Nahuel se vio obligado a ir a la escuela descalzo.

Geplaatst door Hector Freire op Donderdag 5 maart 2020

Sin embargo, su profesora, Nadia Flores, no podía permitir que ocurriera una situación así, y mandó un mensaje a través de Twitter (donde cuenta con 911 seguidores) preguntando si alguien podía prestarles unas zapatillas de esa talla.

“Nahu no pudo empezar la escuela porque no tenía calzado. Le pregunté cuánto calzaba para ayudarlo y cuando me dijo 48.5 no lo podía creer»,  relató la profesora para el medio local Los Andes. «La primera respuesta llegó de una casa que hace vestimenta para hombres altos. En seguida se pusieron en contacto para enviarnos un par y también ropa».

Rápidamente, el tuit se hizo viral (siendo compartido más de 1.500 veces) y recibió casi 4.000 respuestas. La mayoría de usuarios no podían ayudar, pero contribuyeron compartiendo el mensaje para que cogiera fuerza y llegara a oídos de ex jugador de la selección argentina de balonesto Fabricio Oberto, quien también jugó en la NBA. El deportista no solo regaló zapatillas a Nahuel, también ropa de su talla. Además, consiguió una beca en un club y comenzaron una campaña para combatir la violencia escolar, según cuenta Nadia en Twitter.

“Estoy muy contento. No asistía a la escuela porque no tenía zapatillas. Ahora estoy contento y muy bien porque yo no quería dejar de ir a la escuela. Ahí me divierto y me gusta. Es muy buena la señorita Nadia”, contó Nahuel.

Geplaatst door Hector Freire op Donderdag 5 maart 2020

Su profesora explica que en realidad, la situación de Nahu no es muy distinta a la del resto de sus compañeros, en referencia a las dificultades económicas por las que pasan los jóvenes de la ciudad de Mendoza. «Yo escribí ese tuit sin darle bola a la redacción, sólo pensando en que tal vez alguno de los pocos seguidores que tengo se solidarizaría.» Cuenta que, cuando le contactaron de una tienda de ropa especializada en tallas grandes, se puso a llorar.

La historia es una muestra del poder que tienen las redes sociales, si se usan con buena intención, para cambiar la vida de las personas.

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
.