in

La tradición de matar a la familia de un toro cuando éste mata a un torero

Tras la trágica muerte del torero Iván Fandiño el pasado 18 de junio en la ciudad francesa de Aire Sur L’Adour, se reabre el debate acerca del mundo taurino, sus tradiciones y los derechos de los animales. En concreto, sobre la costumbre que dicta “sacrificar a toda la familia del toro que haya matado a un torero”.

Pixabay

En teoría, este acto de venganza taurina obliga al ganadero a matar a los padres e hijos del toro en cuestión, si es que siguieran vivos. En la práctica, no siempre se aplica ya que el ganadero prefiere regirse por el sentir popular.

El sector de la tauromaquia lo defiende, ya que, según ellos, el comportamiento agresivo del toro se transmite genéticamente a la prole. Es decir, sus hijos son más proclives a cornear a un torero y, para prevenir otra tragedia, deben morir. 

Pixabay

Los animalistas por su parte denuncian esta costumbre, remarcando que este “acto de prevención” viene a confirmar que el toreo no es un arte, sino una pugna desigual y tramposa contra el toro. 

Esta norma se aplicó con la reata de los toros que mataron a Manolete en 1947, Paquirri en 1984 y a José Cubero en 1985. No fue así para la familia del toro responsable de la muerte de Victor Barrio en 2016, debido a la fuerte oposición social que la venganza taurina encontró entonces. Sin embargo, no sabemos si se volverá aplicar ahora con la familia de Provechito. ¿Qué opinas tú? ¿Comprendes esta práctica o te parece una salvajada? Cuéntanos en los comentarios. 

What do you think?

0 points
Upvote Downvote