in

La carta del padre del español asesinado en Londres a los amigos de su hijo

Hace unos días conocíamos la confirmación de que Ignacio Echeverría se encontraba entre las víctimas mortales de los ataques terroristas del pasado sábado en Londres. El joven, de 39 años, había salido a patinar con sus amigos, Javi y Guille, cuando se toparon cara a cara con los asesinos. 

Ignacio no se lo pensó: cogió el monopatín y golpeó a uno de los atacantes en la cabeza para defender a una mujer que estaba siendo atacada, sin percatarse de que otros dos terroristas venían por detrás. La última vez que sus amigos le vieron, estaba tendido en el suelo y acababa de recibir una puñalada. 

El peligro y la confusión del momento hicieron que Javi y Guille no pudieran asistirle en aquel momento y, para cuando volvieron a la zona, la policía les impidió el paso. Ahí fue cuando emprendieron una búsqueda frenética por los hospitales e iniciaron todos los trámites pertinentes para informar sobre su desaparición. 

El padre de Ignacio, por su parte, ha querido agradecerles todo lo que han hecho por Ignacio y su familia desde aquel fatídico momento a través de una carta, enviada al equipo de Informativos Telecinco, que podéis leer a continuación:

Buenos días, soy el padre de Ignacio Echeverría. Tengo el atrevimiento de pediros, por favor, que escribáis algo sobre los amigos de mi hijo que intentaron buscarlo y socorrerlo el día del atentado. Sus nombres son Guillermo y Javi. Los dos intentaron socorrer a Ignacio. La policía les impidió acercarse. Su angustia era inmensa. Luego, pasaron toda la noche buscándole; informando a la policía y al consulado de su desaparición. Y al día siguiente, sin dormir, fueron a los hospitales en busca de Ignacio. Al no dejarles entrar, pensaron que su hermana lo tendría más fácil. No pararon hasta que encontraron a mi hija Isabel y le informaron de los hechos y de su labor de búsqueda por los hospitales. Después de esto tienen una sensación de culpa y de rechazo muy injusta porque su generosidad y entrega y el valor de intentar entrar en la escena del crimen una vez conocida la maldad de los agresores les hace merecer el máximo respeto y admiración. Todo mi agradecimiento y anhelo de que estos jóvenes reciban el reconocimiento y trato que se merecen. Muchas gracias“.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote