in

La leyenda de “esto quedará atrás” que salvó la vida de un rey y que probablemente salvará la tuya

Los problemas son una constante que nos acosan todos los días. En mayor o menor medida, todo el mundo tiene que lidiar con obstáculos. Depende de cómo los afrontemos seremos más o menos felices.

Existe una leyenda que aborda este hecho directamente. No se sabe de donde viene, o si alguna vez fue cierta o no. Lo único que sabemos es que es una ayuda muy sencilla pero a la vez muy importante para cuando estemos pasando alguna época especialmente dura.

Hace muchos años, un rey pidió a los sabios de la corte un anillo muy especial. 

– Quiero un anillo en el que escribais unas palabras. Esas palabras deben ser un consejo sabio y que me ayude en los momentos de más necesidad. No puede ser muy largo, ya que si no, el mensaje no cabrá en el anillo.

Los sabios pasaron noches y noches sin dormir, en busca de esas 4 ó 5 palabras que pudieran resultar de ayuda a su rey sea cual fuere la situación. 

Pasaron los días y no llegaron a ninguna conclusión. Entonces el monarca pregunto a un viejo sirviente que llevaba años a su servicio.

-Yo no soy muy culto, ni tampoco soy un erudito , mi señor. Aún así creo que conozco el mensaje que os ayudará cuando la situación lo requiera. Un sabio lo compartió conmigo hace mucho tiempo y ahora yo lo compartiré con vos.

El viejo sirviente escribió el mensaje en un trozo de papel, lo dobló y se lo dio al rey. La condición era que no leyese el mensaje hasta que no estuviese atravesando un momento realmente difícil. 

-Léalo cuando crea que nada puede salir bien y no vea solución posible. 

El rey cogió el papel y lo guardo dentro del anillo

Al poco tiempo estalló una guerra. El castillo fue tomado y el rey tuvo que huir para salvar la vida. En plena huida se adentró en un bosque y acabó cerca de un precipicio.

Se escondió para evitar ser encontrado por sus enemigos. Con todo su reino perdido y sus enemigos buscándole era el momento de leer el mensaje del anciano

-Esto quedará atrás- decía el papel

Finalmente el rey escapó de sus perseguidores, logró reunir un ejercito y volvió a conquistar su antiguo reinado.

En medio de las celebraciones el rey mando llamar al anciano. Quería agradecerle el mensaje, ya que sus palabras realmente le habían ayudado en un momento duro y difícil.

El anciano comprendía perfectamente la alegría que sentía su monarca. En ese momento le pidió que por favor, leyese otra vez el mensaje.

-Esto quedará atrás- seguía escrito en el papel

La cara de sorpresa del rey no se hizo esperar. Rápidamente comprendió lo acertadas de esas palabras en ese preciso instante.

-Viejo amigo, entiendo perfectamente lo que me quieres decir. Este mensaje no solo me ayudará en momentos difíciles, si no también en situaciones placenteras. No es solo para cuando estás perdido, si no también para cuando estás en el camino correcto. Ahora entiendo la profundidad de este mensaje.

-Recuerda, todo lo que sucede en esta vida es pasajero, nada es eterno. Tanto lo bueno como lo malo tiene un comienzo y un fin, tú eres lo único que permanecerá siempre en tu vida- le dijo el anciano.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote