Que en España tenemos un serio problema con la cultura del maltrato animal es algo que todos los que tenemos un mínimo de sensibilidad sabemos.

En este país donde se tortura a toros en un acto de supuesta cultura, donde se ahorca, tira a pozos o abandona a perros que no valen para cazar o donde se decapitan gansos durante los festejos de un pueblo, da la sensación de que pocas cosas pueden sorprendernos ya.

Sin embargo, el ser humano siempre está dispuesto a superarse y así lo ha demostrado un breve vídeo que nos llega desde la localidad ciudadrrealeña de Miguelturra.

Ni más ni menos que la policía local es la responsable en este caso de ejercer un evidente maltrato a un perro callejero que a penas puede caminar.

Los agentes fueron advertidos de la presencia del animal en las calles junto a otro perro. Dado que ambos suponían un peligro en la vía pública pudiendo causar algún accidente, decidieron recogerlos. Y de qué manera.

Un vecino indignado grabó las imágenes en las que se ve a uno de los perros atado al coche patrulla, siendo casi arrastrado debido a que a penas puede caminar. La situación ha dado ya la vuelta al mundo gracias a la denuncia de la asociación Justicia Animal, que reclama responsabilidades a las autoridades.

En un comunicado posterior a la denuncia, la policía defiende su actuación declarando que los perros eran agresivos y que solo fueron trasladados de este modo unos pocos metros. Sin embargo, la supuesta agresividad de los animales no impidió que atasen una cuerda a su cuello, que los vecinos les diesen agua o que les pasasen el lector del microchip a pocos centímetros de su cuello.

Las autoridades alegan, además, que no cuentan con los medios necesarios para hacer frente a estas situaciones. Ni redes de captura ni transporte están disponibles en el ámbito público para resolver este tipo de problemas, de los que suelen hacerse cargo asociaciones protectoras o particulares usando sus propios medios.

Los animales se encuentran ya a salvo de regreso con su dueño y la situación se saldó sin más daños que los sufridos por los animales, las únicas víctimas de la irresponsabilidad de su propietario y de las malas prácticas de la policía.

Justicia Animal denuncian que “los propios agentes incumplieron la ley de seguridad vial al circular con un perro atado con una cuerda al vehículo policial” y que llevan años pidiendo más formación y medios para atajar este tipo de situaciones. Los animales callejeros son seres vivos, no objetos que haya que retirar de la vía pública, y hay que tratarlos con el respeto que merecen.

Sin duda, encontrarnos con una situación en la que las propias autoridades son las que ejercen maltrato es desalentador en un país donde estamos más que acostumbrados a ver cómo los gobiernos miran para otro lado e incluso permiten y/o alientan a que se cometan actos violentos contra los animales.

Por otro lado, parece que algunos colectivos están consiguiendo que se avance en la aplicación de penas coherentes con los crímenes cometidos contra animales, como hemos podido ver tras la sentencia a tres años y nueve meses de cárcel para la dueña de una protectora en Torremolinos (Málaga) por el sacrificio masivo de animales. Será la primera mujer en ingresar en prisión en España por un caso de violencia contra los animales, gracias al esfuerzo de la protectora El Refugio.

A continuación, te dejamos el breve vídeo en el que se ve cómo la policía local de Miguelturra arrastra al perro anciano que a penas puede caminar.

Fuente: Justicia Animal

Publicado en Animales