Debe ser muy complicado convivir en este país de razas superiores (léase vizcaitarra y aria-catalana) y privilegios forales, regionales o raciales, sin caer en la tentación de pedir un poco para tu casa.

Ser región o provincia pobre en España sale muy caro. Trabajas más que las ricas y encimas tienes que pagarles sus fiestas, mientras te insultan y te acosan cada día. Ya tardaban en salir provincias de razas inferiores (como la gaditana) pidiendo un trocito de pastel. Hay que tener en cuenta que Cádiz sufre unos niveles de paro en general escalofriantes, precariedad laboral, baja renta per cápita, etc. ¿Cómo solucionar todos esos problemas, dirán ustedes? Hemos aprendido la lección de los norcoreanos de Cataluña: referéndum exprés y a vivir.

Como se puede observar, mantiene la línea racista y excluyente de las papeletas del referéndum catalán (es inprescindible fijar enemigos exteriores, en este caso, madrileños y sevillanos. Ellos deberán pagar más impuestos para financiar la independencia de Cádiz, además de las imprescindibles 8 televisiones públicas que se crearán para cultivar el odio racial). Lo mejor es la letra pequeña. Ahí los organizadores de la consulta gaditana han sido mucho más hábiles que los de la raza superior catalana. “El resultado nos da igual“. Como buenos políticos, la clave es siempre lavarse las manos y dejar caer todo el peso de la ley, de la mangancia de Montoro y su policía política de inspectores de Hacienda, sobre el ciudadano de a pie. Ese que escribe HA emborracharnos… Hasta eso se nos pega de la “Raza Superior”.

Seguiremos informando (a través de la Sexta, por supuesto) de todas las fechorías que se le ocurra a cada racista psicópata que pulule por el país. 

Mientras tanto, y si te aburres, puedes denunciarme si no te ha gustado el artículo.

Publicado en Miscelánea
Fuentes consultadas:
Www.elconfidencial.com
Www.estecha.com