La vida de los “gitanos irlandeses”: el grupo étnico más discriminado de Irlanda

Publicado 13 diciembre, 2019 por Vanessa P.
gitanos-irlandeses
PUBLICIDAD

Para Joseph-Philippe Bevillard, los nómadas irlandeses (también llamados gitanos irlandeses) son el tema más interesante y ambicioso que ha cubierto a lo largo de los treinta años que lleva trabajando como fotógrafo profesional. Bevillard comenzó a documentar la vida de este grupo étnico en 2010, hace casi diez años, y su aventura continúa hasta la actualidad.

Las mujeres rubias de pelo largo, los niños con la cara llena de pecas, las joyas grandes y los hombres mostrando cicatrices, cigarrillos y tatuajes llenan los reportajes del fotógrafo. Todo esto junto a las carretas, las hogueras, los carros, y los caballos que forman parte del día a día de los nómadas irlandeses.

niña pequeña gitana irlandesa

Joseph-Philippe Bevillard

Bevillard encontró la manera de expresarse en lo visual tras perder la audición

Joseph Philippe Bevillard nació en Boston y a la edad de tres años perdió la audición. Fue entonces cuando comenzó a interesarse por dibujar y por comprender las expresiones faciales de las personas, sobre todo sus ojos y la manera en la que éstos comunican emociones. Finalmente, terminó estudiando fotografía en el Instituto de Tecnología de Rochester y en el Instituto de Arte Contemporáneo de Boston.

A lo largo de los años 90 llegó a vivir en grandes ciudades como Nueva York, París y Boston. Al moverse, descubrió que había muchas personas poco comunes a las que quería retratar. Bevillard siempre ha admirado a las personas a las que retrataba, ya fueran famosos, artistas, habitantes de los barrios más marginales o personas sin hogar.

niño gitano irlandés posando con un perro

Joseph-Philippe Bevillard

niña gitana posando con una caravana










Joseph-Philippe Bevillard

En 2000, Bevillard se mudó a Irlanda y los gitanos irlandeses le inspiraron

En el año 2000, Bevillard decidió mudarse a Irlanda, y lo primero que vio en el camino desde el aeropuerto fue un grupo de caravanas con furgonetas blancas. Estos vehículos estaban aparcados y había niños a medio vestir corriendo a su alrededor. Mientras, unas mujeres agitaban la ropa antes de colgarla, y unos hombres quemaban basura en una hoguera.

La escena que se presentó ante los ojos del fotógrafo quedó arraigada en su cabeza, y en 2010 decidió comenzar a retratar la vida de este grupo étnico tan especial.

Los nómadas irlandeses sufren una gran discriminación en Irlanda

También conocidos como nómadas irlandeses, la historia de este pueblo data de la época pre-celta y no tienen nada que ver con el pueblo romaní. Actualmente hay 24.000 de ellos, lo que supone menos del 1% de la población total irlandesa. Se trata de un grupo étnico muy diferente al resto de irlandeses, ya que no comparten ni cultura, ni forma de vida, ni idioma, aunque sí suelen ser católicos. 

No tienen una residencia fija, sino que son nómadas. Viven en familias en las que las mujeres se casan entre los 15 y los 19 años, y tienen entre 7 y 14 niños. La mayoría de ellos deja la escuela antes de cumplir 14 años, y muchos fallecen antes de alcanzar los 40. A menudo son intimidados y discriminados por los irlandeses, y suelen tener problemas para encontrar trabajo. Según el Parlamento Europeo, su situación social es insegura y carecen de protección legal alguna. 

El fotógrafo ha sabido captar los rostros desgastados y la incertidumbre en sus ojos

Bevillard toma sus retratos con una cámara de gran formato y no recorta las imágenes. De esta forma, el espectador ve la escena tal y como él la ve cuando toma la fotografía a través del visor. En sus rostros desgastados, el fotógrafo muestra cómo su vida no es para nada sencilla. En sus ojos puede leerse la incertidumbre que les supone su manera de vivir.

Para Joseph-Philippe Bevillard, es importante documentar cada detalle con la máxima precisión posible. Muchos de ellos, toman la decisión de irse a otros lugares para comenzar una nueva vida.

A pesar de que muchos nómadas irlandeses se mudan al Reino Unido, Francia o incluso Estados Unidos para progresar y tener una vida más integrada con el resto de la sociedad, Bevillard no ha pensado en abandonar su proyecto. En un futuro, continuará documentándolos, hasta que el grupo termine por desaparecer, si es que eso termina ocurriendo. Actualmente, publica sus trabajos en su página web y en su cuenta de Instagram.

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
.