Sí quieres tener unos labios carnosos, protegerlos del frío e hidratarlos de manera natural sigue estos pasos:

1- Una vez al mes, prepara una sencilla mascarilla exfoliante, pon en un vasito una cucharadita de miel y otra de azúcar, mezcla con ayuda de una cucharilla. Ponlo con tus dedos, masajeando de manera muy suave, haciendo pequeños círculos sin apretar, para no dañar la piel. Seca con una toalla suave con pequeños toques.

2- ¡Hidratarlos! Corta un poquito de aguacate, machacalo con un tenedor, aplicalo masajeando muy despacito, deja que actúe durante al menos 15 minutos. 

3- Cada noche aplica un poquito de aceite de oliva virgen. 

Con estos tres sencillos pasos tendrás siempre unos labios prefectos, suaves, sin pieles muertas e hidratados, reflejarán la luz logrando una luminosidad que dará un aspecto más carnoso. 

Publicado en Moda y belleza