¿Por qué siempre sobreviven las hormigas? Su poderoso método, revelado por la ciencia

Publicado 4 noviembre, 2019 por Vanessa
PUBLICIDAD

Las hormigas no dejan de sorprendernos, y si hace unos meses os hablábamos de que cuando están en grupo se comportan como si fueran un líquido, hoy volvemos a hablar de ellas para analizar su inesperado comportamiento en la batalla.

Las hormigas Matabele, originarias del África subsahariana, sitian a las colonias de termitas que comen por cientos, desafiando las mordeduras potencialmente mortales de las termitas soldado que las defienden. Después de las redadas, llevan a sus heridos a casa para ser curados. Esta curiosa característica de estas hormigas fue descubierta en 2017 por Erik T. Frank, científico especialista en esta clase de seres, y publicada en un artículo científico de la revista Proceedings of the Royal Society B.

Las hormigas Matabele se cuidan entre sí cuidadosamente tras una batalla

hormigas

Erik T Frank – National Geographic

Al terminar la batalla, las hormigas soldado heridas son recogidas por sus compañeras y traídas de vuelta al hormiguero. Una vez allí, las hormigas se turnan para cuidar a los heridos. Las cuidadoras sostienen suavemente la extremidad lastimada con sus mandíbulas y sus patas delanteras mientras lamen intensamente la herida.

Se trata de la primera vez que se observa un comportamiento de ayuda sistemática a heridos en animales no humanos.

Erik T. Frank se preguntó qué ocurría con las hormigas heridas una vez sus compañeras las  llevaban bajo tierra. Él y sus compañeros en la Estación de Investigación del Parque Nacional Comoé en el noroeste de Costa de Marfil, crearon nidos artificiales cubiertos con una superficie transparente para poder capturar con una cámara infrarroja todo lo que ocurría en el interior.

Los investigadores vieron entonces que una vez dentro del nido, las hormigas Matabele examinaban cuidadosamente a los heridos, sondeándolos con sus antenas más del doble de veces de lo que solían hacer con otras hormigas sanas.

La tasa de supervivientes tras haber sido curadas por compañeras es muy alta

hormigas

Erick T Frank – National Geographic

Los cuidados médicos por parte de las hormigas hacia otras compañeras heridas resultaron vitales. El 80% de las hormigas lesionadas experimentalmente murieron en las primeras 24 horas tras haber estado solas. En cambio, si se dejaba que las compañeras las cuidaran durante incluso una hora, solo una décima parte lo hacía. 

Curiosamente, el 80% sobrevivió sin tratamiento alguno tras haber sido colocado en un ambiente estéril. Ante esto, Frank se percató de que las infecciones eran probablemente la principal causa de bajas y que este comportamiento de lamido puede ayudar a prevenirlas.

Las hormigas heridas gravemente no querían ser ayudadas

Anteriormente, Frank había descubierto que las hormigas heridas liberan una feromona que actúa como una señal de alerta para los compañeros que les informa de que hay un hombre caído. Esta vez, notó una estrategia muy ingeniosa basada en jugar a las heridas.

Cuando no se veía ayuda disponible, las hormigas heridas se dirigían directamente hacia el nido. En cambio, cuando las compañeras estaban cerca, tropezaban y caían para parecer más heridas de lo que estaban. De esta manera, atraían su ayuda.

Las hormigas solo realizaban esta conducta si sus heridas no eran muy graves. Las hormigas heridas graves fueron abandonadas por sus compañeras. Este comportamiento tiene sentido, ya que asegura que las hormigas no desperdician recursos cuidando de individuos que van a fallecer con seguridad. Al final, los heridos que se recuperan continúan peleando a pesar de que les falten extremidades.

Incluso cuando Frank esparció feromonas de rescate sobre las hormigas lesionadas gravemente, sus compañeras las dejaban atrás. Esto no se debía a que las hormigas sanas se negaran a rescatarlas, sino a que las moribundas se negaban a cooperar. Cuando sus compañeras las sondeaban o levantaban para llevarlas a un lugar seguro, ellas agitaban las patas, obligando a sus ayudantes a soltarlas. Este comportamiento es totalmente contrario al humano.

Frank y su equipo continúan investigando la acción antibiótica de la conducta de lamido










Youtube

Queda mucho todavía por aprender de estos animales tan sociales y de sus conductas de ayuda. Es probable que otras especies de insectos atiendan a sus heridos. El doctor Frank continúa investigando el tema en profundidad para llegar a datos más concretos sobre la acción antibiótica de la conducta de lamido de las hormigas Matabele y si se extiende a más especies o es algo totalmente propio de esta.

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
La voz medios digitales SL - Contacto - Términos de uso - Diseño web
.