in

Las instrucciones de 1978 de cómo alimentar a tu bebé que harán que te lleves las manos a la cabeza 

Todo el mundo sabe lo importante que es lactancia materna para el bebé y cómo esta refuerza su sistema inmunitario, gracias a la transmisión de anticuerpos específicos que se produce entre la madre y el lactante, entre otras muchas ventajas.

Hoy día es raro que el bebé no tome leche materna en sus primeros meses – salvo intolerancia o alergia-. Sin embargo, no siempre fue así. 

Hace 40 años, en pleno apogeo de la alimentación con biberón y la leche artificial, las instrucciones médicas eran completamente opuestas a las actuales, extrañas e inflexibles. Démosles un repaso.

Recomendaciones a una embarazada en 1978

Si naciste durante los años 80, puede que no hayas sido lactante, pues no era extraño que se eligiese el biberón sobre la leche materna, pues las instrucciones médicas así lo recomendaban. Aquí podemos observar las directrices repartidas a las madres embarazadas en 1978 en Castilla y León, similares en el resto de España.

Alimentación recomendada: Materna (ver instrucciones en el dorso) si se queda con hambre, darle después del pecho, NATIVA, preparada en 35 cc de agua hervida, le ponen una medida rasa de Nativa, cuando necesiten aumentar, le ponen en 70 cc de agua hervida dos medidas, etc.

También se recomendaban muchas otras normas que dificultaban en exceso la lactancia y que hacían que los bebés pasaran mucha hambre

Limpiar los pechos con agua hervida, que solo mamara 10 minutos de cada tetada y cada 3’5 – 4 horas de descanso. Medidas que provocaron que muchos niños estuvieran mal alimentados y que las mujeres sufrieran ingurgitaciones, mastitis y quistes (por producir más leche de la que el bebé podía extraer en estas breves tomas).  Además, la rígida frecuencia de la lactancia, la hacía incompatible con el estilo de vida y el trabajo fuera de casa.

Algunos de estos quistes requerían intervención quirúrgica, y como es comprensible, después de estas, el niño era totalmente destetado y alimentado en exclusiva con leche artificial. 

Y otras borriquerías, como introducir azúcar y zumos en su dieta a partir del mes de vida. Hoy sabemos que lo ideal es que un bebé no tome nada que no sea leche materna hasta al menos los 6 meses de vida.

Abuelas que no pueden ayudar

Pixabay

Las madres siempre son un gran apoyo, pero desgraciadamente las nuestras no pueden resolvernos las dudas sobre la lactancia. Les tocó vivir otra época y sufrir las malas recomendaciones de quien se pensaba sabía lo que hacía. 

Muchas de ellas no guardan un buen recuerdo de su propia lactancia y aún creen que el biberón es la mejor opción, pero las recomendaciones médicas volvieron a cambiar y, hoy, se recomienda dar el pecho a demanda. 

El tiempo de lactancia depende solo de la madre y su bebé, y cada vez hay más aceptación y normalización social, lo que facilita la conciliación. 

Aunque aún hoy, existen muchas recomendaciones contradictorias y absurdas acerca de la lactancia y el cuidado de los hijos

Por eso lo mejor es crear una buena red de apoyo, informarse y usar el sentido común, mirando siempre por el bien de nuestro bebé.



What do you think?

0 points
Upvote Downvote