Le Petomane: El artista mejor pagado del s. XIX y no por el sonido de su voz

Publicado 24 octubre, 2019 por Vanessa
petomane
PUBLICIDAD

La mayor atracción de entre todas las estrellas que actuaban en el escenario de la Meca cultural del París de finales del siglo XIX era un hombre que se tiraba pedos. El tirador de pedos, por llamarle de algún modo, se llamaba Joseph Pujol. Como era todo un artista, trabajaba bajo el nombre de Le Petomane, que significa, literalmente, «Pedómano».

La gran habilidad de Pujol para controlar y darle estilo a sus pedos ofrecía un tipo de comedia que divertía a personas de todas las edades, razas, géneros y épocas.

Le Petomane causó sensación en la década de 1890

Le Petomane

Weird Historian

En 1892, Pujol se presentó ante el público del conocido Moulin Rouge de París, impecablemente vestido con un abrigo rojo, pantalones de satén negro y guantes blancos. A continuación dijo: «Damas y caballeros, tengo el honor de presentarles una sesión de Pedomanía. La palabra Pedomanía significa que alguien puede romper el aire a voluntad, pero no se preocupen por sus narices. Mis padres se hartaron de olerme el culo.»

El artista comenzaba su número calentando a la multitud con pequeñas ventosidades, mientras las comentaba al mismo tiempo de manera jocosa. Después, lanzaba un pedo de diez segundos muy agudo, y luego juntaba fuezas para lanzar uno que sonaba como un disparo de cañón. Ante esto, las multitudes se retorcían de risa.

Los pedos del pedómano provocaban que las mujeres de la época terminaran siendo atendidas por las enfermeras que los gerentes colocaban en los pasillos durante el espectáculo. Al estar embutidas en sus corsés, no podían soportar tantas carcajadas sin perder la respiración.

Afortunadamente, el olor de los pedos no era el culpable de que el público se quedara sin aire. El Pedómano lanzaba pedos inodoros gracias a que se aplicaba un enema antes de cada show.

El curioso nacimiento del rey de la comedia

Pujol descubrió su talento inusual de una forma muy curiosa. Siendo un niño, estaba en un viaje familiar anual a la playa. Mientras jugaba bajo el agua y contenía la respiración, sintió una sensación de frío muy extraña en el estómago.

Alarmado por esto, Joseph salió del agua y decidió investigar qué le sucedía. Casi dos litros de agua empezaron a salir goteando por su trasero. Después de este acontecimiento gastrointestinal, visitó al médico, pero solo le recomendó que se mantuviera alejado del mar mientras se reía.

Años después, Pujol les contó este episodio a sus amigos, que le instaron a que probara a ver si podía repetir la hazaña. Emocionado, Joseph decidió utilizar aire y no agua para su truco. Pronto, comenzó a aspirar aire y a expulsarlo a voluntad en forma de un pedo sonoro e inodoro.

Rápidamente, Pujol encandiló al director de Moulin Rouge con su talento

Pujol adoptó entonces el nombre de Le Petomane, y empezó a compartir su don con el público alquilando un escenario en su ciudad natal, Marsella. Rápidamente, se comenzó en una sensación local, y el boca a boca creó una promoción que le llevó a actuar en otras ciudades de la provincia. En su momento álgido llegó a actuar en París.

A principios de la década de 1890, el Moulin Rouge se hizo famoso como cabaret por sus espectáculos de cancanes y sus actuaciones con personajes de renombre. Cuando el Pedómano llegó al teatro y se reunió con el director Charles Zidler, se anunció a sí mismo como el nuevo fenómeno de la capital francesa. Joseph le aseguró a Zidler que levantaría pasiones en toda la ciudad.

Zidler, curioso, le preguntó por su talento a Pujol y cuando vio que éste podía succionar líquidos con el ano y abrirlo y cerrarlo a voluntad, quedó impresionado. Además, Joseph también podía tirarse pedos inodoros libremente e incluso darles estilo. Esa misma noche fue contratado.

Le Petomane se convirtió en el artista mejor pagado de Moulin Rouge

Con el tiempo, Le Petomane se convirtió en el espectáculo más rentable de Moulin Rouge. Llegó a cobrar 20.000 francos por cada show que ofrecía. En ellos, además de tirarse pedos, también hacía acrobacias muy curiosas. En una de ellas, se introdujo un tubo de goma de un metro de largo por el ano y colocó un cigarrillo en el otro extremo. Pujol consiguió fumarse el cigarro contrayendo sus músculos anales para extraer el humo, y luego apagarlo.

En otra ocasión, conectó el tubo de goma a una flauta y tocó el himno francés con el ano. Después, apagó una vela y las luces de gas del escenario una por una con el aire que expulsaba por el trasero.

Pujol ganó semejante popularidad que abandonó París para encaminarse hacia otros países de Europa y del norte de África. Después de su gira, abrió su propio teatro. El Moulin Rouge intentó sustituirle, pero fracasó.

En 1914, el pedómano decidió ser panadero

Le Petomane

Weird Historian – Biografía de Le Petomane

En 1914, al comienzo de la I Guerra Mundial, Le Petomane abandonó el espectáculo y montó una panadería en su ciudad natal, Marsella. Después, una fábrica de galletas en Toulon. Finalmente, falleció en 1945 a la edad de 88 años. Incluso a esta edad continuaba aplicándose un enema anal con dos litros de agua tibia a diario.

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
La voz medios digitales SL - Contacto - Términos de uso - Diseño web
.