10 lecciones de vida que muchas personas aprenden demasiado tarde

Publicado 27 octubre, 2020 por Elena
10 lecciones aprender tarde
PUBLICIDAD

Conforme nos vamos haciendo mayores, reorganizamos nuestras prioridades en la vida: dejamos de darle importancia a cosas que ya nos parecen superfluas para poder centrar nuestra energía en aquello que consideramos verdaderamente importante y valioso para nosotros.

Hay lecciones de vida que aprendemos tarde y que, de haberlas conocido antes, nos habrían ahorrado muchos malos tragos y preocupaciones innecesarias. Por eso, hoy vamos a tratar de ayudaros a dar un paso más hacia la tranquilidad y el bienestar.

1. Los amigos van y vienen

amigos

Cuantos antes admitamos que la mayoría de amigos no permanecen para  siempre a nuestro lado, más tranquilos viviremos. Los vínculos se forman en función de las circunstancias y, según cambian éstas, así lo harán nuestras relaciones. Eso no quiere decir que fueran falsos amigos, simplemente estuvisteis juntos cuando era el momento.

2. Tener pareja no debe alejarnos de nuestros amigos

pareja

En nuestra cultura aún imperan las normas del amor romántico y eso nos ha hecho crecer con la noción de que la pareja debe ser nuestra única prioridad y que está bien dejar todo de lado por estar con ella. Esto no tendría que ser así, ya que los amigos son tan importantes como la pareja y todos deberíamos querer que nuestra pareja mantuviera esos lazos con aquellos que le importan.

3. Las bodas «por todo lo alto» están sobrevaloradas

boda

Todos hemos soñado alguna vez con casarnos sin escatimar en gastos y montar la mejor boda de la historia. Sin embargo, si lo pensamos con detenimiento, organizar una boda es una enorme fuente de estrés y, además, puede ser carísima. Se puede dar el mismo paso sin empezar el matrimonio con deudas y discusiones.

4. La única persona con la que vas a estar toda la vida eres tú mismo

sonrisa

Igual estamos ya un poco saturados del discurso de que tenemos que querernos y aceptarnos, pero no hay verdad más cierta que esa. Cuando somos jóvenes pensamos que tenemos que agradar a todos y muchas veces nos desvivimos por personas que realmente no están tan interesados en nosotros. Cuanto antes empecemos a valorarnos a nosotros mismos y a nuestro tiempo, antes encontraremos la seguridad y la paz mental.

5. Tener paciencia es fundamental

paciencia

Tanto para la vida amorosa y la construcción de vínculos de amistad, como para avanzar académica y profesionalmente necesitamos paciencia. Todo lo bueno lleva tiempo y esfuerzo y si no somos pacientes con nosotros mismos, lo más probable es que nos frustremos por no avanzar suficientemente rápido y acabemos abandonando nuestros proyectos.

6. No hay una edad correcta para hacer algo

anciano estudia

Todo está construido para que a los 16 elijamos carrera profesional y que a los 30 tengamos que tener una pareja estable, trabajo fijo, coche y casa propia. Pero las circunstancias históricas y sociales varían y, dentro de eso, cada persona tiene su propia situación y sus propios ritmos. No te compares con los demás ni pienses que estás desperdiciando «tus mejores años».

7. Cuida de tu salud física

saludable

Al igual que tenemos que aceptarnos a nosotros mismos, tenemos que cuidarnos. Nuestro cuerpo va a estar con nosotros hasta el final y nos permite hacer todo lo que hacemos cada día. Deberíamos agradecérselo cuidando de él como se merece, prestándole atención y cariño.

8. Cambiamos de opinión y eso está bien

leer

Seguro que en más de una ocasión habéis escuchado críticas hacia alguien por haber cambiado de opinión. Seguramente todos hemos hecho ese tipo de comentarios alguna vez. Pero no hay nada más humano que la reflexión y, al reflexionar, nuestras ideas cambian. Evolucionar ideológicamente y comprender que nuestras creencias pueden variar es mucho más sano que anclarse en unas ideas y no salir nunca de ahí.

9. Tómate tiempo para conocerte en profundidad

taza te

Es esencial tomarnos un tiempo con nosotros mismos para conocer lo que verdaderamente valoramos, queremos y esperamos. Por ejemplo, antes de lanzarnos en una nueva relación afectiva, deberíamos tener claro qué esperamos de nuestra pareja y de nuestra relación y cuál es la dinámica que queremos. Obviamente esto se construye con el tiempo y las experiencias, pero la mayoría de personas se paran muy tarde a reflexionar sobre lo que quieren.

10. No existe la perfección ni una concepción cerrada del éxito

mujer mar

Desde pequeños nos meten en la cabeza que tenemos que ser perfectos y que de esta forma alcanzaremos el éxito. Esto nos causa grandes frustraciones y problemas de autoestima porque nos fijamos objetivos en base a lo que creemos que se espera de nosotros y no nos guiamos por lo que queremos. Párate y define tu propio éxito y objetivos. Una vez establezcas tu meta, busca qué tienes que hacer para conseguirla y sigue ese camino que tú mismo has marcado.

PUBLICIDAD


PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
Aceptar
¡Suscríbete gratis!
Hola 👋
¿Quieres recibir estas noticias en tu WhatsApp? Puedes cancelar en cualquier momento y no tiene ningún coste.

Pulsa en "Aceptar" y se te abrirá WhatsApp para confirmar.