Si no tienes una licencia de actividad en Barcelona careces de la autorización legal para abrir tu negocio en la ciudad. Este tipo de licencia te otorga como propietario de la empresa el derecho a desempeñar tu actividad empresarial según lo establecido en tu licencia. ¿Pero sabes qué requisitos son los necesarios y qué tipos existen?

¿Qué tipos de licencia de actividad existen en Barcelona?

Conviene saber distinguir entre los diferentes tipos de licencias de actividad en Barcelona que necesitas solicitar para regentar tu negocio y actuar en consecuencia. Principalmente, en Barcelona nos encontramos estos dos modelos:

· Comunicación de apertura tipo III.3. Este permito se tramita por medio de una declaración responsable y de planos avalados por un técnico facultado que justifiquen la normativa y la memoria. Para este caso no se requiere inspección por parte de entidad de control, simplemente es necesario entregar la documentación al Ayuntamiento antes de proceder con la apertura de la actividad.

· Comunicación de apertura tipo III.2. Se exige que el proyecto haya sido preparado por un técnico especializado en la materia y que la entidad de control realice una inspección para comprobar que lo redactado, los acomodamientos del local y la aplicación de la normativa corresponden con lo presentado. Si el Ayuntamiento emite un informe favorable, ya se dispone de licencia de actividad sin más requerimientos.

En cualquier caso el Ayuntamiento siempre se reserva el derecho de llevar a cabo una inspección con la intención de comprobar que la realidad se acomoda a lo registrado en la documentación.

¿Y si lo que quieres es abrir un restaurante?

No todos los negocios requieren el mismo modelo de licencia y, en concreto, las licencias para abrir de un restaurante son más complicadas, ya que deben plantearse aspectos como la salubridad y seguridad del local, el respecto por la zona pública y los vecinos y la preparación de alimentos para su consumo.

Algunos de estos aspectos que deben tenerse en cuenta para conseguir esta licencia son:

· Insonorizaciones. Un restaurante no es una discoteca pero también emiten contaminación sonora. Las medidas de insonorización evitan la salida de ruidos y vibraciones al exterior, a os locales y edificios adyacentes y superiores.

· Licencia de obra. Un técnico municipal evalúa el estado del local para expedir la licencia e indicar las obras correspondientes que necesite el local para su apertura, ya sean en el aseo, en la cocina, etc.

· Higiene. Se deben cumplir con las medidas necesarias que garanticen las normas higiénicas del control municipal para la aperturas de restaurantes y que se aplica a todo el local, incluyendo aseos, vestuarios de empleados y almacenes.

Solicitar y cumplir con todos los trámites necesarios para conseguir una licencia de actividad puede ser una tarea complicada, y teniendo en cuenta que son muchos los factores que entran en juego y que su trascendencia es vital para poder abrir el negocio, lo mejor es contar con el asesoramiento de especialistas en la materia.

Publicado en Miscelánea