in

¿Café justo antes de la siesta? Los científicos confirman el motivo por el que empezarás a tomarlo

Uno de los mejores métodos para paliar la falta de sueño, el cansancio y el estrés acumulado es, sin duda, dedicar 20-25 minutos a una siesta reparadora. De hecho, Leonardo da Vinci, por ejemplo, tomaba siestas cada cuatro horas para recargar sus baterías intelectuales, así como John F. Kennedy, quien cada mediodía se echaba la siesta junto a Jackie mientras fue presidente, y Thomas Edison, que solía romper sus períodos de trabajo de 72 horas con un montón de siestas rápidas.

Está demostrado, una siesta rápida puede sernos de gran ayuda para cargar pilas, pero ¿sabíais que podemos aumentar aún más sus beneficios si tomamos una taza de café justo antes de echarnos? Sé que suena contradictorio, pero el ‘café siesta’, que así es como se ha apodado a este hábito, está avalado por la ciencia y, quienes la practican, aseguran que funciona. 

Tomarse un café antes de dormir siesta rápida duplica sus efectos

Aunque parezca tonto, este consejo tiene, como ya he anunciado, una base científica sólida.

El tiempo promedio que tarda la cafeína ingerida en llegar al cerebro es de 20 minutos. De ahí entra en unos receptores que, por lo general, están llenos de una molécula llamada adenosinaLa adenosina se genera como producto secundario de la actividad cerebral y, pasado cierto umbral, se comienza a alojar en sus receptores causando el cansancio. Pero cuando se consume cafeína, esta se adhiere al receptor de adenosina y el cansancio desaparece. 

Así, se podría decir que la cafeína no es más que un “okupa” cerebral que se adueña de temporalmente del receptor de la “molécula del cansancio” o adenosina.

Como la cafeína compite por ocupar estos receptores, nunca va a lograr tomarlos todos. Aunque dormir una pequeña siesta, de no más de 20 minutos, ayuda a reducir los niveles de adenosina, permitiendo que haya una mayor absorción de la cafeína. Además, después de la siesta, llega el pico del efecto de la cafeína, haciendo los efectos aún más pronunciados.

Las investigaciones no mienten

Estos beneficios han sido confirmados por diversos estudios. El primero fue llevado a cabo por la Universidad de Loughborough, Reino Unido, en el que encontraron que, después de poner en práctica el ‘café siesta’, sus participantes cometían menos errores que cuando solo bebían café. En ambos casos estaban privados de sueño. El otro fue llevado a cabo en Japón y demostró los beneficios del café + siesta rápida por encima de otros hábitos para combatir la somnolencia a media tarde y los accidentes asociados a ella. 

El truco reside en no dormir más de 20 minutos para evitar caer en un sueño profundo y, por consiguiente, en la inercia de sueño -esa terrible sensación de levantarte aún más cansado que cuando te acostaste-. 

Si no sois capaces de dormir en este período tan corto de tiempo, podéis estar tranquilos, pues hasta un estado cercano al sueño es suficiente para aprovecharse de estos increíbles beneficios.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote