in

Los científicos realizan un sorprendente descubrimiento sobre los pingüinos prehistóricos

Cuando pensamos en un fósil, es más que probable que la primera imagen que aborde nuestra mente sea la de un hueso o huella de dinosaurio que quedó atrapada en el barro hace millones de años. Esto no es del todo incierto, pero la paleontología es mucho más que eso.

En los últimos años, los registros fósiles han sacado a la luz a un gran número de especies extintas, tanto de aves, peces o grandes mamíferos como el mamut. Y es que todos los días siguen haciéndose descubrimientos tan apasionantes como el que os mostraremos hoy.

El sorprendente hallazgo ha tenido lugar en la Antártida y tiene que ver con ese precioso animal que siempre va ataviado de gala. Sí, lo habéis adivinado, me refiero al pingüino o, mejor dicho, a un pariente suyo que vivió hace 37 millones de años.

Un grupo de científicos ha hallado restos fósiles de una especie de pingüino gigantesca. De hecho, lo han bautizado con un nombre que le viene como anillo al dedo: el pingüino coloso. Esta especie habitó nuestro planeta hace 37 millones de años, pesaba cerca de 115 kg y podía alcanzar los 2 metros de altura

New Scientist / Twitter

Un artista ha recreado a esta fascinante criatura, comparándola con un ser humano. ¿Podéis imaginaros lo impresionantes que debieron ser?

Mediante la medición y la comparación de los huesos de estos pingüinos con sus parientes actuales, los científicos fueron capaces de determinar cómo de grandes pudieron haber sido estas aves prehistóricas. La diferencia es más que notable

A modo comparativo, la especie de pingüino más alta y pesada que cohabita con nosotros es el pingüino emperador. Miden alrededor de 1,20 metros cuando alcanzan su edad adulta y su peso no es superior a los 50 kg. Ellos también son endémicos de la Antártida, aunque nada tienen que ver con sus prehistóricos primos

El nombre científico que se les ha designado es el de palaeeudyptes klekowskii, casi nada, y vivieron en el Eoceno, es decir, hace entre 56 y 3,9 millones de años. En aquel momento, la Antártida era más cálida que ahora, con un clima similar al de la parte más al sur del continente americano

Según Carolina Acosta Hospitaleche, paleontóloga de la Universidad de La Plata, en algún momento de aquella época convivieron entre 10 y 14 especies diferentes de pingüinos en la Antártida










cmichel67 / Flickr

Es muy probable que los pingüinos coloso fueran unos excelentes cazadores. Actualmente los pingüinos más grandes tienden a aguantar la respiración mejor que los pequeños, por lo que es posible que estos ejemplares gigantescos hubieran sido capaces de permanecer sumergidos durante más de 40 minutos

Nunca antes se habían encontrado fósiles en la Antártida tan completos y que nos dieran tantos datos sobre especies extintas en la zona, por lo que nos encontramos ante un hallazgo sorprendente

Los restos fósiles se encontraron en una isla situada muy cerca de la península antártica, conocida como isla Seymour -representada por el número 8 en la siguiente imagen-.  Esta isla tiene una fama especial entre la comunidad científica por ser una gran fuente de huesos de pingüino

Lo cierto es que los pingüinos, sean del tipo que sean, son unas criaturas fascinantes, a la par que adorables, por lo que es una pena que no hayamos tenido el placer de conocer a sus gigantescos primos

What do you think?

0 points
Upvote Downvote