Te escribo desde la indignación y sobre todo desde la tristeza. ¿Qué está pasando contigo? ¿Por qué estás acabando con tantas personas? ¿Por qué estás destrozando familias?

Es suficiente… ya está bien. ¿Para cuándo tu final? ¿Cuándo desaparecerás tú y no el resto de inocentes? ¿Cuánto tiempo nos vas a tener atemorizados? Deja de tenernos en la incertidumbre de no saber cuándo vas a llegar a cualquiera de nosotros. No hace gracia, no es divertido, es horrible… ¿Sabes algo? Eres el maldito protagonista de nuestra vidas. Últimamente sólo se habla de ti. Si querías eso, ser el centro de todas las miradas, enhorabuena, lo has conseguido. Pero no te olvides que son muchas las personas que te están plantando cara y no se dejarán vencer tan fácilmente. Son valientes, no como tú, cobarde que apareces sin previo aviso. Te pediría que huyeras de una vez pero eres tan cruel que te harás de rogar. No dudes que si no te vas por tu propia voluntad, conseguiremos atraparte y acabar contigo para siempre. Queremos vivir sin tu enemistad, sin miedo, libres…  

Publicado en Relatos