in

Sabía que iba a fallecer y le dejó a su hija 18 sorpresas para cada cumpleaños

Elisa Girotto acababa de ser madre con 39 años cuando supo que no le quedaba mucho tiempo. El futuro que había soñado se desvanecía entre las manos y apenas lograría ver crecer a su bebé. Al menos tenía la tranquilidad de que su compañero, Alessio, la cuidaría con mimo dándole todo el amor que ella no podría entregarle. 

Ni siquiera se había casado. Nunca había tenido prisa, sabía que había encontrado al hombre de su vida y no pensaba separarse nunca. Pero ahora, todo era distinto. También tendría que decirle adiós.

Se perdería tantas cosas, tantos momentos, tantas sonrisas y alegrías. Y tantas tristezas, porque para qué está una madre sino es para ayudar en esos momentos en que todo te sobrepasa.

Aceptar la muerte es parte de la vida

La pena y la alegría se dieron la mano durante un tiempo, en un durísimo pulso que acabó con la aceptación total de su sino. Si quedaba poco tiempo, no iba a malgastarlo.

A pesar del malestar y el dolor, Elisa sacó el coraje para cuidar de su pequeña, atesorando cada momento como si fuera oro. E incluso, buscó vestido de novia y planificó su boda, celebrada el pasado 12 de agosto. 

A pesar de alguna lágrima, fue un día feliz para todos. Un día para disfrutar y recordar. 

Regalos para que me conozcas y estar junto a ti

Otro de sus proyectos fue pensar, comprar, envolver, escribir las notas y preparar 18 años de regalos de cumpleaños y navidad. Un total de 36 regalos con los que Elisa pretende conectar con su pequeña y darse a conocer. 

No sabemos qué habrá elegido exactamente, pero eso es lo de menos. Lo importante es que ha encontrado una forma transcender su propia muerte y acompañar a su hija durante su infancia, adolescencia y parte de juventud. 

Será Alessio quien la sorprenderá cantando cumpleaños feliz por los dos, colocará los regalos bajo el árbol y le hablará de mamá. Trabajo en equipo, como han hecho siempre. 










Elisa Girotto falleció el pasado 29 de septiembre con 40 años, pero estará presente siempre en la memoria de quien la conoció y también en la de su hija. Todo nuestro cariño para la familia y a ella, buen viaje, donde quiera que vaya. 

What do you think?

0 points
Upvote Downvote