María Valencia, mujer de interminable sonrisa, es una pulga en el centro de un océano de alegrías. Perseverante, luchadora, visionaria, aventurera, arqueóloga, doctora en emociones, luz en el camino, investigadora, fuente de inspiración de los dioses, el conocimiento en estado puro a flor de piel, viajera infatigable, peregrina del saber, gestora de cambios, exigente y rebelde, madura, sensata, servicial, sincera, versátil y honesta, divertida y de personalidad renacentista es una mujer imparable, de esas mujeres empresarias, hijas, madres y esposas, al servicio de la humanidad, en favor del progreso, de la lucha por las libertades y en auxilio de los necesitados.

Su pasión: su profesión, la arqueología y la investigación. Sus deseos seguir siendo feliz. La Toscana, donde ha vivido, su paraíso terrenal.

Imágenes del siguiente vídeo por cortesía de Tomoyuki Hotta y grabación audiovisual de Alberto Jiménez

Siroco Travel

Vídeo editado y publicado el 5 de septiembre, del 2015

Publicado en Cultura y ocio