«Me fumé telarañas» La confesión de Iggy Pop y otros excesos de artistas

Publicado 28 octubre, 2019 por Quique Zamorano
musicos
PUBLICIDAD

«También probé telarañas. Intenté fumármelas».

Con estas palabras, el famoso rockero Iggy Pop reconocía la loca ocurrencia que tuvo en cierto momento de su vida «para colocarse». El de Detroit pronunció esta frase hace unos días en el programa americano The Jonathan Ross Show, haciendo alusión a las épocas más alocadas de su carrera como músico y miembro de la banda norteamericana The Stooges. Ahora, obviamente, a sus 72 años de edad, admite que lleva un estilo de vida mucho más sano y responsable.

Iggy Pop en un concierto en 2007. (Wikipedia)

Iggy Pop en un concierto en 2007. (Wikipedia)

«Mi psiquiatra me dijo en los años 70: ‘Tienes una actitud de lo más arriesgada, vas a un sitio y no sabes cuándo parar’. Siempre lo he sabido, y en mi vida diaria soy una persona muy tradicional. Me voy a la cama pronto», matizó. En las últimas semanas acaba de publicar su nuevo álbum «Free«, de influencias jazzísticas, otra señal más de que ya no lleva la vida de suicida que llevaba antes.

Esta ocurrencia no es nada comparada a lo que hicieron otros. Sin ir más lejos, recuerda a cuando el cantante de Black Sabbath, Ozzy Osbourne, confesó haber esnifado hormigas en sus años más salvajes. Un sinfín de anécdotas truculentas pueblan la vida de los rockeros más famosos. Hoy en La Voz del Muro repasaremos unos cuantos.

Ozzy Osbourne y el murciélago

Era 1981 y Ozzy se encontraba promocionando su segundo álbum en solitario. En pleno directo, un cadáver de un murciélago cayó al escenario lanzado por un fan. Sin ser muy consciente de qué se trataba, pensó que sería de mentira, ya que ¿a quién se le ocurriría lanzar un cadáver de un animal real al escenario? Entonces, lo tomó entre sus manos y con sus dientes le arrancó la cabeza. Los fans estallaron en una sonora ovación, pero Ozzy, lógicamente, no se lo tomó muy bien. De ahí que pusiera tal cara de asco nada más proceder a comerle la cabeza.

https://es.wikipedia.org/wiki/Ozzy_Osbourne#/media/Archivo:OzzyOsbourne-1.jpg

Ozzy Osbourne y sus problemas con la ley. (Wikipedia)

Queen: «noche de sábado en Sodoma»

La banda del fallecido Freddy Mercury (cuyo biopic fue uno de los más premiados en la última gala de los Oscars) organizó una gran fiesta en el hotel Fairmont de Nueva Orleans para promocionar su nuevo disco, «Jazz». Era 1978 y el grupo pasaba por uno de sus mayores momentos de fama. Según contaron posteriormente los asistentes a tal bacanal, no faltó nada de nada en aquel lugar: enanos desnudos que repartían estupefacientes en bandejas. Strippers, artistas de lo más excéntricos y hasta servicios «especiales» gratuitos dirigidos a todas las filias sexales. Tal es así que fue reconocida aquella fiesta como «Noche de sábado en Sodoma».

Queen en un directo de New Haven en 1977. (Wikipedia)

Queen en un directo de New Haven en 1977. (Wikipedia)

Los Rolling Stones y la Mansión Playboy

La famosa mansión de Hugh Hefner y sus conejitas sirvió de hospedaje a tales personalidades. Jagger y los suyos, que acababan de lanzar su mayor éxito discográfico hasta la fecha, «Exile on Main Street» (1972), pusieron la casa patas arriba. No solo hubo que sofocar un incendio accidental, sino que, tal y como describe el periodista Rober Greenfield en su libro «Viajando con los Rolling Stones«, presente en la cita, «las conejitas pasaban de uno a otro como si fueran porros». Una escena bastante cruel y despiadada, que a día de hoy habría sido un escándalo debido a la profunda misoginia de la que presumían los rockeros.

Ace Frehley: bote de perfume

Ace Frehley, durante un concierto en 2011. (Wikipedia)

Ace Frehley, durante un concierto en 2011. (Wikipedia)

Una de las leyendas más curiosas relacionadas con la banda de glamrock Kiss, es la de cuando su guitarrista, llamado Ace Frehley, ingirió un bote de colonia durante una de sus múltiples borracheras. Según su amigo y compañero Paul Stanley, ya estaba absolutamente borracho cuando, durante un viaje de limusina, se bebió a propósito un bote entero de perfume. Y de acuerdo a Stanley, no se equivocó y se dio cuenta más tarde, sino que lo ingirió conscientemente.

El incidente de James Brown

James Brown en estado de gracia en 1973. (Wikipedia)

James Brown en estado de gracia en 1973. (Wikipedia)

Una plácida mañana de 1988 en el estado norteamericano de Georgia, la estrella del soul irrumpió en una compañía de seguros contigua a su oficina y amenazó con una escopeta en la mano a los empleados, tan solo porque habían utilizado su baño. Un tiempo más tarde se supo que Brown estaba bajo los efectos de la fenciclidina o PCP, un estupefaciente muy potente que produce alucinaciones y alternaciones en la percepción. Antes de ser arrestado por las fuerzas de seguridad, provocó una persecución policial de película, y después fue condenado a tres años de prisión en el South Carolina’s State Park Correctional Center.

Un extraterrestre intentaba matarlo

Slash en 2004. (Wikipedia)










Slash en 2004. (Wikipedia)

Esta anécdota sobrepasa todos los límites y está contada por su propio protagonista en su libro de memorias. Saul Hudson, más conocido como Slash, el flamante guitarrista de Guns N’ Roses, recuerda un día en el que estaba tan afectados por los efectos de algún estupefaciente, que llegó a pensar que el extraterrestre de la película «Predator» pretendía matarlo. En su paranoia, el «guitar hero» salió disparado por una puerta de cristal en un campo de golf de Arizona. Era 1989 y estaba completamente desnudo y temeroso por su vida, hasta el punto de agarrar a una persona para utilizarla de escudo contra su perseguidor imaginario.

PUBLICIDAD
hazloconmigo



PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...
La voz medios digitales SL - Contacto - Términos de uso - Diseño web
.