Por: Audrey Juárez.

¿Mandaste a alguien o te mandaron a ti?, estas súper pegado con una persona, te atrae su físico, su personalidad, su todo, y de repente, hay no, no eres mi tipo. No eres tú, soy yo (ya actualicen la frase), o hasta lo más normal, que tenga pareja.

Sientes atracción por alguien, te gusta el tiempo que pasan juntos, como te hace sentir, y hasta casi que prefieres pasar todo el día pegado como un chicle a él o ella, que comer…. Alto ahí, ya estas llegando al extremo. Y pasa que esa persona te confunde más, un día te dice que si, al otro que no, un día te dice un comentario que sientes que ya, que te flecharon y ya luego nada… Eso creo que es peor a que te manden de una, porque estas como a la expectativa de lo que pueda pasar.

Un nivel más avanzado, que tengas un jueguito con alguien, tal vez ni pienses en algo serio, tal vez no quieras nada, y de repente te das cuenta, y te dice, que no le gustas. O que no eres como las que le gustan… Te quedas, así como ¿aja, y entonces…? Empiezas a pensar cosas que ni se te pasaban por la mente.

Triste, pero si, en algún momento o te han mandado a la zona o tu mandaste a alguien a esa zona. Y aunque a veces valga madres, pues muchas veces se siente el pequeño impacto y no puedo evitar reírme, porque me hace recordar… Cuando me mandaron a mí.

El chico si era muy lindo, y lo conocí mientras me vendía un shawarma en un centro comercial, me pareció tan encantador que le deje mi número, hablamos, salimos un par de veces, y hasta me decía lo muy linda que le parecía, y un día, luego de 4 meses de cines, y almuerzos e idas al parque, le pregunte que parte de mi le gustaba más, y que pretendía conmigo, y me dijo que lo único que le gustaba era que lo hacía reír (la payasa entonces..), y que esperaba que su ex regresara del país donde estaba… mi cara fue un encanto, no recuerdo ni que le respondí, solo que a los días deje de responderle, y no supe más de él…. Si estás leyendo esto, quiero que sepas que eres un idiota.

Luego me tocó mandar a alguien… Un querido amigo con el que siempre hablaba, y como él me contaba sobre sus conquistas, pues yo lo veía normal y le contaba los míos, lo que no me daba cuenta era que él lo que hacía era intentando darme celos, y “motivarme” a probar con él, pues la verdad si éramos muy parecidos, el día que se me declaro lo tomé como a broma, y me reí, no me contuve. Hasta que me di cuenta que era verdad, y le expliqué que me gustaba otra persona y que no lo podía ver como otra cosa… ¡Aunque para ser bien sincera es muy lindo!!

Nunca falta un tonto que cae, y una rata que enamora a la gente solo para burlarse luego. Al final, el punto es, si te mandan o mandas… No pierdas el rumbo, sigue siendo tú, y dices jaja era una broma. Y aléjate lentamente.

Por: Audrey Juárez.

Publicado en Relatos