in

Mete un tapete de ganchillo en el horno y conviértelo en algo muy útil para tu casa

Hoy os enseñaremos a hacer una manualidad muy sencilla y que puede seros de gran utilidad. Se trata de convertir un tapete de ganchillo, de esos redondos donde nuestras abuelas ponían un jarrón o similar encima, en un bol que puede servir perfectamente como frutero. 

Una idea original que os contamos cómo hacer paso a paso en este tutorial. No perdáis detalle y tomad nota, pues esto es lo único que vais a necesitar:  

  • Un tapete redondo de ganchillo
  • Azúcar
  • Agua
  • Un bol que nos servirá de molde para nuestro cuenco

Cuando lo tengáis todo listo, solo tenéis que seguir los siguientes pasos. ¡Es muy fácil y divertido!

Lo primero de todo es hacer una mezcla de agua y azúcar. Utiliza una parte de agua por cada dos de azúcar. Acto seguido remueve la mezcla y métela en el microondas hasta que el agua hierva

Después, deja que la mezcla enfríe un poco e introduce el tapete de ganchillo en el agua con azúcar empapándolo bien. Después escurre el exceso de líquido. Utiliza unos guantes para no quemarte

A continuación coloca el tapete sobre el bol que vas a utilizar como molde, ajustándolo y estirándolo lo mejor que puedas. Es primordial que este sea de algún material apto para el horno

Después mete el tapete mojado y el molde en el horno a 110º durante 25 minutos aproximadamente, aunque es mejor que estés pendiente porque cada horno es un mundo

Transcurrido el tiempo, sácalo del horno y deja que enfríe. Cuando lo haya hecho, puedes desmoldar con las manos el tapete. ¡Ahora es un cuenco!

Ahora el tapete, algo que simplemente funcionaba como algo decorativo, habrá ganado una nueva utilidad. Dependiendo del tamaño, podrás usarlo para dejar las llaves de casa, poner la fruta y tantas cosas como se te ocurran. ¡Pruébalo y cuéntanos cómo te ha quedado!










A continuación te dejamos con el vídeo, en inglés eso sí, donde podréis ver todos los pasos de este DIY: 

What do you think?

0 points
Upvote Downvote