Es ese miedo que nos incapacita, esa sudoración excesiva, notamos calor en la cara, temblor en las manos, nos falta la respiración, solo pensamos en irnos, en escapar de esa situación tan temida y pensamos; ¿por qué los demás pueden y yo no?.

¿Te sientes [email protected]?. Pude que te cause un miedo excesivo hablar en una reunión de trabajo delante de los compañeros, realizar una exposición de un trabajo en clase o simplemente leer en público.

Una de las causas que nos lleva a experimentar este tipo de fobia, es el perfeccionismo. Tipo de personalidad exageradamente perfeccionista, consigue que temamos el hecho de fracasar, el error. Dicho temor, nos hace posponer las metas o dejar de hacer ciertas actividades y entonces nos sentimos culpables por ello. Nos provoca ansiedad y disminuye nuestra autoestima, por lo que sigue aumentando ese miedo a fracasar.

Otras posibles causas:

Miedo a la crítica, a sentirnos juzgados, evaluados por el resto, a hacer “el ridículo”. Aquí influiría de forma notoria la valoración de la sociedad, la importancia que le damos.

Timidez, evitamos el contacto social por miedo a la valoración negativa y la no aceptación de los otros.

Sobreprotección de lo padres, no dejan aprender a los hijos por ensayo-error, no les dejan ponerse a prueba y aprender. No pueden perfeccionar sus habilidades.

Estrategias para afrontar el miedo a hablar en público:

Trabajar pensamientos negativos, distorsiones cognitivas (visión catastrófica de las situación temida) y así conseguir controlar nuestras emociones y evitar pensamientos automáticos negativos.

Preparar el contenido de la charla y/o exposición. Hará que nos sintamos más seguros a la hora de enfrentarnos a la audiencia.

Estudiar el tipo de audiencia, saber a quién nos dirigimos nos ayudará a preparar el discurso.

Ensayar. Preparar lo que vamos a decir. Centrarnos en la tarea.

• Practicar relajación u otras técnicas. Así cuando nos enfrentemos a la situación temida, tendremos una herramienta más que nos ayudará a reducir la ansiedad experimentada y por consiguiente dejar de huir o evitar la situación.

Si conseguimos ir acumulando experiencias positivas relacionadas con el miedo a hablar en público, iremos reduciendo la ansiedad experimentada en estas situaciones tan temidas.

Publicado en Salud