in

Modelo reedita sus publicaciones en Instagram para mostrar la realidad tras sus fotos

Essena O’Neill es una australiana de 18 años que tenía una prometedora carrera como modelo a través de Instagram. Su éxito le ha hecho ganar miles de dólares, pero todo eso cambió la semana pasada. O’Neill borró unas 2.000 fotos de su cuenta y le cambió el nombre por el de “Las redes sociales no son la vida real”. Así pues, ha reeditado algunas de las fotos que quedaban, con la intención de mostrar la realidad que había tras ellas.

“Sin darme cuenta, he pasado la mayor parte de mi adolescencia siendo adicta a las redes sociales, a la aprobación social, al estatus social y a mi aspecto físico”, confesaba O’Neill el pasado 27 de octubre a través de una de sus publicaciones en Instagram. “Las redes sociales, especialmente de la forma que las he usado todo este tiempo, no son reales. Es un sistema basado en la aprobación social, los ‘me gusta’, el número de visitas y el éxito entre los seguidores.”

Además, la ex modelo ha abierto una página web, Let’s be game changers -cambiemos el juego-, en la que agradece a los medios que se hayan echo eco de la noticia, pues cree que con esto servirá para abrir el debate sobre un tema que afecta a miles de adolescentes.

Tras haber gozado de una carrera de éxito como modelo en las redes sociales, Essena O’Neill rompió con todo y reescribió algunas de sus fotos para revelar la verdad que había tras ellas

Essena_Oneill_1
Aquí tenía acné, llevo mucho maquillaje. Sonrío porque pensaba que tenía buen aspecto. La felicidad basada en la estética puede asfixiar tu potencial en esta tierra

“NO ES LA REALIDAD: Tomé más de 100 fotos en una pose similar, intentando que mi estómago se viera bien. Apenas comí ese día. Le grité a mi hermana pequeña que siguiera haciendo fotos, hasta que me quedé contenta con esta. Sí, unas #metas maravillosas”

Essena_Oneill_2

“No pagué por el vestido, hice incontables fotos intentando estar buena en Instagram, ir tan elegante me hizo sentir increíblemente sola.”

Essena_Oneill_3

Solía pasar más de 50 horas a la semana cuidando de su imagen en las redes sociales. “Me sentía miserable, atrapada, sin inspiración y enfadada”

Essena_Oneill_4
“Lo único que me hizo sentir bien ese día fue esta foto. Qué deprimente. Tener un cuerpo tonificado no es todo de lo que somos capaces los seres humanos.”

“Me pagaron 400 dólares por salir en una de mis fotos con este vestido. Eso fue cuando tenía unos 150.000 seguidores. Con medio millón de seguidores, sé de muchas marcas online (con mucho presupuesto) que pagan hasta 2000 dólares por publicación”

Essena_Oneill_5
“No hay nada malo en hacer un trato con una marca, pero creo que es algo que se debe saber. Esta foto no tiene sustancia, el vestido no fue fabricado éticamente (en aquel entonces no sabía nada de eso). LAS REDES SOCIALES NO SON REALES, eso quiero decir. Date cuenta de lo que la gente promociona y pregúntate, ¿cuál es su intención tras la foto?”

“No disfrutaba del acto de crear arte, escribir o cualquier otra forma de expresión propia, como solía hacer cuando era niña”

Essena_Oneill_6











“Pagaron mucho dinero para promocionar los vaqueros y el top. Más información sobre cómo los usuarios de Instagram ganan mucho dinero en www.letsbegamechangers.com”

“Y otra foto hecha solamente para promocionar mi cuerpo de 16 años. Esta era toda mi identidad. Era muy limitador. Me hacía increíblemente insegura. No os hacéis una idea”

Essena_Oneill_7

El pasado martes, O’Neill borró 2000 fotos y cambió su título de Instagram a “Las redes sociales no son la vida real”, animando a los demás a desconectarse

Essena_Oneill_8
Me pagaron por esta foto. Si queréis pareceros a las “las chicas de Instagram” y deseáis que vuestra vida fuese así… Daros cuenta de que solo veis lo que ellas quieren. Si etiquetan a una compañía, el 99% de las veces es que les han pagado. No hay nada malo en apoyar marcas que te gustan (por ejemplo, yo promocionaría orgullosa Eco o alimentos veganos a cambio de dinero, ya que su negocio tiene una razón de ser para mí). PERO esto no tiene sentido. No hay razón para forzar una sonrisa, ponerse ropa diminuta y que te paguen por parecer bonita. Somos una generación a la que se nos ha dicho que consumamos y consumamos, sin pensar de dónde viene y a dónde va todo“.

Fuente: boredpanda
Vídeo original: HollywoodLife

What do you think?

0 points
Upvote Downvote