in

Las mejores 5 canciones de música clásica para niños

Algunas de las mejores piezas de música clásica son perfectas para calmar o animar a bebés y niños pequeños. Ya sean los ballets mágicos de Tchaikovsky o las serenatas de Mozart, todas las piezas ayudarán al desarrollo del niño desde muy pequeño.

Son incontables las obras clásicas que podrán gustarles, pero, según la emisora de radio experta en música clásica Classic FM, algunas de las mejores canciones de música clásica para niños son las cinco siguientes.

Serenata nº13 – Mozart

El verdadero título de esta obra atemporal de Mozart es Serenata No.13 en sol mayor, aunque normalmente se le conoce por su nombre informal “Eine Kleine Nachtmusik”. Se trata de una pieza ideal para los jóvenes y que se caracteriza por sus cadenas increíblemente melódicas.

Obertura de Carmen – Bizet

La segunda ópera de Bizet es una pieza inolvidable y que pone los pelos de punta. Está tan llena de melodías remarcables que se merece la posición casi permanente de ópera más popular y ejecutada del mundo.

El número de apertura del show es emocionante, con una melodía que estimula a los sentidos y un ritmo persistente. Si este preludio no suena continuamente dentro de tu cabeza y de la de tu hijo, es el momento ideal para que empiece a hacerlo.

El lago de los cisnes – Tchaikovsky

El lago de los cisnes es una obra atemporal e inolvidable que todos hemos escuchado e incluso visto interpretar alguna vez. En este ballet se cuenta la historia del amor maldito que existe entre el príncipe Siegfried y la princesa Odette, la cual fue convertida es cisne por el malvado barón von Rothbart,

El hechizo que sufre la princesa solo se puede romper si una persona que nunca amó antes le jura amor eterno y promete casarse con ella, pero cuando el príncipe Siegfried lo hace ocurre algo inesperado…

 

La gran evasión – Elmer Bernstein

Este tema tan pegadizo y desenfadado creado por Elmer Bernstein fue el acompañamiento perfecto para la película homónima sobre la Segunda Guerra Mundial. En “La gran evasión”,  Steve McQueen, James Garner y Richard Attenborough planearon una escapada masiva de un campo de prisioneros de guerra alemanes.

Con su ritmo alegre y su melodía digna de ser tarareada continuamente, esta banda sonora encantará a los más pequeños de la casa.

Para Elisa  – Beethoven

La bagatela No. 25 en La menor de Beethoven rara vez es nombrada de esta manera, sino que es conocida como “Para Elisa”. Se trata de una pieza corta, dulce, pegadiza y simple aunque maravillosa. Todo el mundo la ha escuchado alguna vez y es una obra imprescindible para introducir a los niños en el mundo de la música clásica.

Pedro y el lobo – Profokiev

Este cuento de hadas sinfónico contó en su momento con la narración de grandes estrellas como David Bowie, Alexander Armstrong y Patrick Stewart que pusieron su voz a la historia. Profokiev creó una historia infantil en la que cada personaje está representado por un instrumento de la orquesta. El pato está representado por el oboe, el abuelo por un fagot, el pájaro por una flauta y el oboe por tres cuernos.

Antes de cada concierto, los intérpretes muestran a los niños los instrumentos que van utilizar. De esta manera, ellos sabrán reconocer cada uno dentro de la obra.

Se trata de una historia contada en diez partes, en el siguiente vídeo podrás escuchar la primera de ellas.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote