Niña de 3 años sobrevive 9 días en el bosque gracias a un cachorro

Publicado 10 enero, 2022 por redaccion
PUBLICIDAD

Su nombre es Yakutia, es originaria de un pueblo llamado Olom, ubicado en Rusia y su historia le ha dado la vuelta al mundo debido a la razón de que ella sobreviviera por nueve días en la helada taiga, una zona boscosa de este país que nunca tiene una temperatura mayor a los 5°C.

La madre y la abuela de Yakutia, de 3 años, dejaron a la menor al cuidado del padre mientras ellas salieron a trabajar segando el campo. Al regresar a casa, las mujeres encontraron la casa vacía.

La comunidad de Olom es muy pequeña, su terriotorio es mayoritariamente parajes boscosos y apenas unas pocas docenas de residentes. Aún en 2014 no se utilizaban tanto la comunicación celular en esta parte del mundo.

El periodo de cosecha en esta parte del planeta es bastante largo, por lo que el regreso de las mujeres a su hogar fue tres días después de salir a realizar sus labores. Ahí fue cuando no encontraron a la pequeña Yukutia. Tanto Talina, la mamá de la menor, como su abuela no sospecharon nada, ya que su papá suele visitar en ocasiones su familia en un pueblo vecino, sin embargo cuando él regresó solo fue cuando todo comenzó a desmoronarse para esta familia.

De acuerdo a las declaraciones de la familia, la pequeña de 3 años, despertó de una siesta, mientras se encontraba sola en su casa, el padre habría salido a hacer unas compras antes de que cayera la noche y los vientos gélidos le impidieran hacerlo. Al verse totalmente sola, el instinto de la niña fue buscar a su familia al rededor de su casa. Sin embargo, no encontró a nadie por lo que poco a poco se adentró al bosque solamente con la compañía del perro de la casa.

Apenas unas horas después de la llegada de las mujeres a la casa, ya se había reunido un grupo de rescate y búsqueda compuesto de vecinos de la familia y autoridades locales. De acuerdo a estimaciones de los guardabosques locales no era probable que la pequeña sobreviviera por mucho tiempo en las condiciones climáticas de la zona.

Entre hordas de animales salvajes, insectos peligrosos y sobre todo la falta de comida, la esperanza de vida disminuía minuto a minuto. Los grupos de búsqueda peinaron las zonas de 30 km al rededor, incluso encontraron un oso, por lo que el miedo se acrecentaba, sin embargo no encontraron nada y tuvieron que regresar debido al descenso de temperatura.

La búsqueda de la menor se extendió por 9 días, cuando todos ya habían perdido la esperanza y justo durante las últimas rondas de inspección, encontraron un cachorro que les ladraba con desesperación, se veía cansado y un poco herido.

Se trataba  del cachorro de la familia que había salido con la pequeña Yakutia y lo reconoció por la familia, que se encontraba también en el grupo buscando a su pequeña. Ahí, autoridades locales utilizaron un perro de búsqueda de la estación para seguir el rastro del pequeño animal y con la esperanza de encontrar el cuerpo de la menor, no esperaban lo que venía.

Tras unos tensos minutos de seguir al canino guía, visualizaron un pequeño bulto tirado entre la hierba. Se acercaron y fue el voluntario Artyom Borisov quien recogió a la menor. Ella volteó a verlo llena de lágrimas y suciedad, cosa que se contagió a él pues tampoco pudo contener el llanto por encontrar por fin a la niña.

Inmediatamente fue llevada al hospital de la zona donde llegó sucia, demacrada y con varias ronchas que después de determinaría que no eran peligrosas, pues pertenecían a mosquitos. Allí, la niña le contó a sus rescatistas que sobrevivió gracias al calor del cachorro y que comió bayas y bebía agua de los ríos cercanos.

El cachorro jamás se separó de ella y solo cuando tuvo que salir corriendo en búsqueda de ayuda, fue que se alejó de Yakutia. Este suceso conmocionó a toda la comunidad por lo que, un año después, se erigió una estatua hecha por Nikolai Chuchasov, en honor a estos dos sobrevivientes de la tundra.

Hoy Karina estudia en una escuela coreográfica cerrada y solo ocasionalmente sale con su abuela en Olom para ver a su salvador peludo, a quien extraña mucho pues se queda en casa de su padre. ¿Tú cómo hubieras reaccionado ante un suceso similar? Déjanoslo saber en los comentarios. Comparte esta historia para que todo mundo sepa que un pequeño perrito, le salvo la vida a una niña.

PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...