in

Ningún tatuador quería tapar los cortes que ella misma se hacía pero encontró uno que entendió su problema

Aoife Lovett, de 19 años, atribuye al hecho de haberse realizado un tatuaje como un elemento clave para su recuperación. Y no es la primera vez que hablamos de este tipo de tatuajes.

Facebook via Inspiremore
Facebook via Inspiremore

Durante su adolescencia, Lovett ha luchado contra la depresión y la autolesión. Aunque dejó de hacerlo hace unos años, dice que sus cicatrices se habían convertido en un recordatorio constante de su dolor.

Facebook via Inspiremore
Facebook via Inspiremore

“Es muy difícil cuando llevas dos años sin hacerlo y todos los días te recuerdas a ti misma que te autolesionabas. Revives como te sentías. Se siente mucha vergüenza y culpabilidad, especialmente cuando estás con tu familia”, dijo Lovett.

Facebook via Inspiremore
Facebook via Inspiremore

Lovett decidió tatuarse algo bonito sobre sus “feas” cicatrices, pero cuando decidió dar el paso no pudo encontrar un tatuador dispuesto a aceptar el trabajo. Al parecer, tatuar sobre las cicatrices es difícil y el resultado no es el mismo que cuando se realiza sobre una piel sana.

Facebook via Inspiremore
Facebook via Inspiremore

Por suerte conoció a Ryan Kelly. Un joven tatuador que perdió a su mentor y mejor amigo tras suicidarse el año pasado. Una persona que luchó contra su propia ansiedad la mayor parte de su vida.

Facebook via Inspiremore
Facebook via Inspiremore

Poco después de que falleciera, una chica muy parecida a Lovett entró en su tienda buscando a alguien que le tatuara las cicatrices.

“Una chica entró buscando un tatuaje que tapara algunas de sus cicatrices. Comenzamos a hablar y me contó su historia. No se sintió juzgada”, dijo Kelly

Facebook via Inspiremore










Facebook via Inspiremore

En febrero Kelly fundó una organización sin ánimo de lucro llamada Scars Behind Beauty (Cicatrices trás la belleza), ofreciendo a las personas que han sufrido autolesiones un tatuaje profesional para cubrir sus cicatrices de forma gratuita.

Kelly transformó las cicatrices de Lovett en una una rosa y una daga.

Facebook via Inspiremore
Facebook via Inspiremore

Y Kelly no es el único artista que quiso marcar la diferencia.

Poppy Seger, un tatuador de Reino Unido, se hizo viral hace poco por cubrir una cicatriz en una joven llamada Lydia. Según ella, su tatuaje cambió su vida para siempre.

Facebook via Inspiremore
Facebook via Inspiremore

Y luego está Michael Truitt, un artista profesional del tatuaje que luchó contra las autolesiones hasta los 20 años. Ahora ofrece tatuajes a mitad de precio para aquellos en recuperación puedan usar sus cicatrices como una “insignia de honor” para mostrar cuán lejos han llegado.

Facebook via Inspiremore
Facebook via Inspiremore

Cada uno de estos artistas ha tenido un impacto clave en grandes personas con pasados ​​problemáticos. La mayoría de nosotros puede ocultar las sombras de su pasado, mientras que aquellos con cicatrices no.

Fuente: InspireMore

What do you think?

0 points
Upvote Downvote