in

Las “escaleras de la muerte” parecen unas escaleras normales, pero espera a ver lo que hay debajo

Hay lugares en el mundo que son especiales, ya sea por su belleza, riqueza natural o histórica. Machu Picchu es, sin duda, uno de esos lugares.  

Una de esas cosas que lo convierten en un lugar tan particular son las denominadas escaleras de la muerte. Quienes hayan tenido la suerte de subir por sus centenarios peldaños, no habrán olvidado la sensación de vértigo durante su ascenso y bajada por la montaña Huayna Pichhu. ¡Y es que parecen sacadas de una pintura de Escher!

Una escalera completamente intimidante, no apta para personas con vértigo. De hecho, ha habido casos de personas que han sufrido ataques de pánico durante la subida. Pero lo peor de todo es que hay que cruzarlas si se quiere ver toda la zona como es debido.

Para llegar hasta el Templo de la Luna, en la cima de la montaña Huayna Picchu, hay que cruzar 183 metros de escalones de roca que fueron esculpidos hace más de 500 años a un lado de la montaña y suelen estar cubiertos por las nubes. 

Lo cierto es que nadie ha muerto subiendo esta escalera, por lo que si eres de esos aventureros empedernidos y no tienes vértigo, el ascenso será para ti todo un periplo. Además, el regalo visual tras alcanzar la cima merecerá la pena.

Si, por el contrario, eres de esos que quieren ver Machu Picchu desde arriba, pero no te ves capaz de superar la escalera de la muerte, también se puede ascender al lugar por la Montaña Machu Picchu, con senderos más anchos, menos empinados y sin escalera de la muerte.

A continuación os dejo con un vídeo, para que os hagáis una pequeña idea de lo que os espera si decidís subir a Huayna Picchu:

What do you think?

0 points
Upvote Downvote