Una artesana mexicana crea osos hechos con ropa para recordar a los fallecidos por la pandemia

Publicado 18 enero, 2021 por Sandra Morales
osos-pandemia
PUBLICIDAD

La pandemia del coronavirus ha dejado a miles y miles de familias sin sus seres queridos. Debido a las restricciones y al distanciamiento social, los entierros y velatorios se han reducido al límite del aforo, por lo que algunas personas no han podido despedirse de su familiar como es debido.

Ante esta situación, son muchos los artistas y artesanos que han ideado formas ingeniosas de que la gente pueda recordar mejor a los que se fueron.

El trabajo de Eréndira Guerrero

En Ciudad Juárez (México) vive Eréndira Guerrero, una artesana de 55 años que combina en su día a día las tareas del hogar, el cuidado de sus hijos y el trabajo de costurera. Quería aportar su granito de arena en esta pandemia y comenzó a elaborar mascarillas. Más tarde prosiguió con unos ositos de peluche muy especiales.

Se trata de osos de tela hechos con la ropa de personas que han fallecido por el coronavirus, previamente cedida por un familiar. El objetivo es llenar el vacío emocional que produce despedirse para siempre de alguien cercano.

Según explica Eréndira, “hay gente que me dice que tener ese pedacito de tela de su ser querido es simbólico. Ellos se reconfortan y se sienten conectados a su familiar. Cuando lo reciben muestran mucha ternura, caras de alivio, de tranquilidad. Hay quienes incluso necesitan despertar con su ser querido y ante la ausencia toman el muñeco y lo sienten a su lado, tienen paz”.

Guerrero ya hacía estos osos antes. Concretamente sus clientes se los encargaban para regalos de cumpleaños, celebraciones o aniversarios. Pero ha sido en la pandemia cuando ha visto crecer la demanda. La gente puede contactar con ella a través de su página de Facebook y hace envíos tanto a la República como a los Estados Unidos.

Al peluche se le puede añadir un mensaje bordado y muy pronto podrá incluir grabaciones de voz.

El osito de Aracely Ramírez

Uno de los ositos que Eréndira hizo fue para Aracely Ramírez, una mujer de 50 años que perdió a su padre repentinamente por el Covid-19: “Cuando mi padre murió, no tuve la oportunidad de un duelo normal, no lo pude velar y me faltaba algo de él. Así que decidí contactar con Eréndira”.

El muñeco está hecho con la camisa preferida de su padre: “Le gustaba mucho porque era muy calentita y de franela. Cada vez que lo agarro es un pedazo de él en mis manos, en mi vida”. El osito incluye también este mensaje: “Esta es una prenda que solía usar. Cada vez que lo abraces, quiero que sepas que ahí estoy. Con amor: papá”.

Gracias al trabajo de Eréndira, personas como Aracely encuentran un alivio a su dolor y a mejorar su estado de ánimo. “Me ayuda a entender que ya no está, a despedirme de él y agradecerle todo lo que me enseñó y todo lo que me dio”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD
Otros artículos de esta categoría...